Compartir
Publicidad

James Franco ya vaya de príncipe azul o rojo, sigue estando pa' comérselo

James Franco ya vaya de príncipe azul o rojo, sigue estando pa' comérselo
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

De verdad que lo que yo tengo con James Franco no es ni obsesión ni fijación, pero es que el muchacho se gana a pulso que las madres se peleen por él como el futuro marido de sus hijas. Lo tiene todo: es guapo, es inteligente, está bien hecho, astuto, buena persona, delicado, romántico... ¡Y no es gay según parece! Así que tiene todas las papeletas para ser el candidato idóneo a una puja entre madres desesperadas.

Los de la revista V Magazine pasan de alcahuetas y se dedican a entrevistarle, que es lo que a ellos les interesa y ya si eso luego entre caña y caña después del reportaje le preguntan como va de amores. De hecho es agradable ver como se centran en su faceta laboral dejando de lado los cotilleos y las habladurías.

Primero le preguntaron sobre su vida y como llevaba ser James Franco fuera de la pantalla, si conseguía separar ambos papeles o al final acaban entremezclándose de una manera u otra:

Hay un poco de dicotomía entre mi trabajo frente la cámara como actor y fuera de la cámara. Todavía estoy contratado como actor en películas de guiones comerciales y mi responsabilidad es crear personajes que sean creíbles y entretenidos en cada proyecto. No veo mi participación en películas como 'Milk' o '127 hours' más que como un dispositivo de narración de la historia entre muchos dispositivos para los directores de las películas. Yo soy un colaborador al servicio de la visión de un director

No me digáis que no me habla bien el niño y no es modesto... tanto es así que la gente se asombra cuando el repite una y otra vez que reniega de ser una estrella o alguien famoso. Por eso le preguntaron que pensaba sobre el escepticismo de la gente ante el concepto de la fama:

Ya sabéis, lo acabo de aceptar hace nada como quien dice. Realmente me gusta este tipo de crítica superficial de la obra, porque de alguna manera se convierte en un bello reflejo de nuestra cultura

A mi me da igual que te consideres famoso o no, que te guste que te paren por la calle para gritarte guapo o que prefieras pasar el resto de tu vida en el anonimato. Sea como sea, en rojo o en azul, eres perfecto.

Foto | V Magazine

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos