Sigue a Poprosa

Robert Pattinson


¿Qué hay peor que te lancen una tarta según sales de un restaurante en todo el getuño? Pues que encima lo graben y lo difundan por internet. Efectivamente, así ha sido y al pobre Robert Pattinson le ha tocado sufrirlo en sus propias carnes (y tan en sus propias) porque no sabremos si habría pedido postre o no al salir pero está claro que a casa se fue con el postre en el cuerpo: en la cara, en la camisa, en los pantalones… todo su él decidió comer tarta le gustase o no le gustase. Pobre Robert, que injusta es la vida con él cuando quiere.

Todo esto tuvo lugar en Toronto pero creedme que lo peor no fue eso. Esa misma tarde, salía del rodaje de la película en la que el muchacho siempre tiene que ir inmaculado por eso de que interpreta a un ricachón millonario, cuando se encontró que su limusina estaba hasta el guardabarros de grafitis: se la habían tuneado a base de insultos, palabras malsonantes y dibujos obscenos para ver como reaccionaba Robert Pattinson que, obviamente, no fue pegando palmas y saltos de alegría. Los medio locales ya le han dicho que no se preocupe, que estas cosas suelen pasar y que se trata de actos vandálicos esporádicos que en ningún momento tienen la intención de herirle o hacerle daño.

No, desde luego que no, que mientras lo que le lancen sean tarta y no tapacubos de basura, sus fans pueden dormir tranquilos sabiendo que al menos ahora ya tendrá un motivo más que razonable para aborrecer la nata ¿verdad?

P.D: lo siento chicos, pero todo esto forma parte de la película… sé que algunos os habriáis emocionado pensando que por fin alguien se ha dignado a lanzarle bollitos a Robert pero… el guión es lo que tiene.

Foto | Gtres

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios