Drew Barrymore, sereno e imponente bellezón en Harper's Bazaar

Sigue a

Drew Barrymore

A algunas famosas, la maternidad les sienta de muerte. Y Drew Barrymore es un buenísimo ejemplo. Su pequeña Olive, que tiene sólo cuatro meses, le ha sentado mejor que una semana en un spa con masajes a cuatro manos y chocolaterapia a tutiplén, y sólo hace falta ver lo guapísima que está en la portada de Harper’s Bazaar para darse cuenta de que los años y los bebés le han caído de maravilla. Ni rastro queda de sus correrías más locas cuando era una chavalilla con demasiado dinero y pocas ganas de hacer caso al sentido común.

Pero si hay algo que la tiene preocupada últimamente, es la necesidad que siente de aislar a su pequeña beba del ojo público. Así que ha desarrollado una especie de sentido arácnido para esquivar a los paparazzi. Sale lo justo y siempre con precaución de que no la cacen, porque tiene claro que no quiere exponerla a todo el revuelo de ser una renacuaja famosa cuando todavía no sabe ni hacer sus cosas en el orinal.

Sabía que ella no había pedido esto. Tuve una infancia muy, muy expuesta… Aprecio el viaje que he hecho, pero no lo quiero para mi hijo. Ni una sola parte. No tiene nada que ver con que me gustara o no mi infancia. Me gustó. Pero como padre, no es la infancia que pienso proporcionar a mis hijos.

En la entrevista del interior, dice que hasta se vio capaz de vivir en un sótano sin ventanas con tal de poder estar en un entorno privado donde poder quedarse con su pequeñuela sin preocuparse del exterior. A mí me parece un poco exagerado, la verdad, pero entiendo que no quiera, ni remotamente, que la acosen con tal de sacar una foto de un pobre bebecillo.

Sitio oficial | Harper’s Bazaar
En Poprosa | ¡Qué ricura! La hija de Drew Barrymore ya acapara la portada de People
En Poprosa | ¡Marchando una nena para Drew Barrymore!

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios