Compartir
Publicidad

Isabel Preysler, locuela enamorada que tiene esperando a su Vargas Llosa

Isabel Preysler, locuela enamorada que tiene esperando a su Vargas Llosa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha habido. Fue muy bonito, una noche cenando tranquilamente

Queridos poproseros hoy nos vamos a dedicar al amor otoñal, porque no tiene edad y llega así de esta manera y uno no se da ni cuenta... o sí, pero lo que está claro que que da igual en qué década diga tu carné de identidad que estás, que si te toca sentir las mariposas en el estómago pues las sientes y todo eso. Y ahí tenemos, a Isabel Preysler, que es una locuela enamorada y tiene esperando a su Vargas Llosa por una respuesta a la petición de matrimonio.

No le he contestado todavía. No lo estoy haciendo por hacerme de rogar, lo estoy haciendo simplemente porque me estoy tomando mi tiempo

Que sí, que el Premio Nobel (uno de los que contestó el teléfono, no como Bob Dylan) un día, mientras cenaban se atrevió a preguntarle a Isabel si quería casarse con él... y ella le sonrió y lo dejó ahí, sin contestarle, ni sí ni no, sino todo lo contrario. Suponemos que se cogerían de las manos y se mirarían y ya no haría falta más. Porque ella no ve necesidad de apurarse a tomar una decisión tan importante, a casarse tan rápidamente, y de ella eso sabe que lleva ya tres maridos. Tienen además todo el tiempo del mundo.

Y los periodistas del acto en el que le preguntaron todo esto siguieron y le sonsacaron que no hay anillo de pedida, que ellos son diferentes de la gente normal (se ve que eso ya no se lleva) y que tampoco intercambiaron regalo, porque son más espirituales, por eso os decía yo que los veo de mirarse infinitamente a los ojos y alimentarse del amor loco que se tienen.

Preferiría que no fuera multitudinaria. Yo ya me he casado con una boda totalmente multitudinaria

Y no queridos, cuando Isabel decida que ya llegó el momento de dar el gran paso no nos van a deleitar con una boda a lo grande como Kiko Rivera, aunque seguro que habrá exclusiva, porque Isabel ya no quiere casarse de blanco ni necesita tener muchos invitados, así que será de colores y en la intimidad. Qué bonito es el amor, más que nunca si eres Mario e Isabel. Pero la duda que me asalta es si en esa boda estarán todos los hijos...

Vía | Hola
Foto | GTres
En Poprosa | Amor otoñal: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa cada día más unidos
En Poprosa | La boda de Julio José Iglesias: dientes, cirugías y ausencias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos