Sigue a

mariah_carey_depilandose


Agarraos a la mesa, asegurad vuestros hogares, tapiad las ventanas y por lo que más queráis, no vayáis al cine sino es bajo prescripción médica, por lo menos durante la semana en la que se estrena la película que Mariah Carey rueda; aunque seguramente ira directamente a las baldas de vuestro videoclub.

No contenta con el atentado terrorista que supuso aquella cosa que titularon “Glitter”, la tía rueda en estos momentos “Tenesse”, donde la Carey interpreta a una camarera sureña que parte en busca de su padre junto a sus dos hermanos.

El problema es que la recauchutada diva tiene que afear su aspecto para el papel y ella no está muy dispuesta a que le estropeen lo que tanto dinero le ha costado conseguir. Si, aunque os parezca inexplicable, ella se ve guapa cuando se mira al espejo.

Ha aceptado no lucir un peinado muy favorecedor, sin embargo se niega a ponerse la nariz falsa y las tupidas cejas que habían sido concebidas para el papel. “Cuando se vio con la nariz postiza llamó a su gente y decidió que no quería usarla”, ha declarado un testigo, “No se negó en plan Diva; pero parecía muy insegura sobre su aspecto”.

Esta claro que cuando una buena actriz, lease Nicole Kidman, Penélope Cruz o Charlize Theron, afea su aspecto, consigue premios y la crítica aplaude su trabajo; pero si Mariah afea su aspecto, lo único que conseguirá será eso, parecer fea. Y eso, para las que fueron feas y se encomendaron un día a nuestra señora del bisturí, para continuar siendo feas, que les subrayen la fealdad aun más, es un trauma insoportable. Pobre Mariah. Yo te entiendo tía.

Vía | Perez Hilton

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios