Sigue a Poprosa

que fue de donna derrico

Pocas cosas más icónicas de los años 90 que ‘Los Vigilantes de la Playa’. La serie creada por el mito viviente David Hasselhoff (The Hoff para los colegas) era un catálogo de situaciones manidas, actuaciones de pacotilla y cuerpos esculturales que poblaban las carpetas y las paredes de medio mundo. A algunos, como el propio The Hoff o nuestras musas Pamela Anderson y Carmen Electra, no les hemos perdido la pista nunca. Otros andan más desaparecidos. Pero para eso tenemos en Poprosa esta hermosa y nostálgica sección de ‘¿Qué fue de…?’. Hoy nos ponemos el bigotón de Lobatón para ver que ha sido la vida de Donna D’Errico, que durante dos temporadas fue la vigilanta Donna Marco.

President and CEO of Rhyman Productions, Proud Mother of Two, Writer, Producer, Director, Actor, Explorer, Videographer, Mountaineer, Cotton-Headed Ninnymuggins

De Alabama a Malibú pasando por Las Vegas

Así se define a si misma en su muy activa página de Facebook la neumática Donna D’Errico, nacida en la soleada Alabama en 1968 (43 años la contemplan)… y es que como toda buena historia es mucho mejor empezar por el principio. De la ídilica Alabama Donna emigró a la perniciosa Las Vegas en busca de una carrera como modelo… y, como en toda historia que merezca la pena ser contada, al principio no le fue muy bien y terminó como azafata de un servicio de limusinas de lujo de esas que recorren el Strip arriba y abajo como si no hubiera mañana.

Su suerte cambió cuando Playboy la eligió para ser la Playmate de Septiembre de 1995 (por cierto, ese año fue tremendo en cuanto a playmates: Stacy Sanches, Holly Witt, nuestra amiga Donna… y paro que me desvío del tema) y a raíz de esta portada fue descubierta por The Hoff, que la contrató para ‘Los Vigilantes de la Playa’ y su spin-off ‘Los Vigilantes de la Noche’ (Worst. Series. Ever).

donna derrico vigilanta

Fama y perdición

Donna patrulló durante dos temporadas las playas de arena blanca de Malibú enfundada en el mítico bañador rojo (compartió una temporada con Pamela Anderson y una con Carmen Electra, por cierto) y aunque nunca fue un personaje especialmente importante en el drama playero si que dejó una de las tramas más delirantes del ya de por si delirante show: su personaje es descubierto en la playa por un fotógrafo de Playboy y se convierte en playmate (toma ejercicio de meta-ficción Josh Whedon), lo que le acarrea grandes problemas con sus superiores que, por supuesto, se arreglan con una de las moralejas típicas de la serie (mucha chavala y mucho chaval enseñando cacho pero la serie era esencialmente muy conservadora).

Una vez dejada la serie en 1998 sigue los pasos de su compañera Pamela Anderson y se casa con el bajista de Motley Crue (grupo en el que Tommy Lee era el batería), Nikki Sixx. Nueve años duró el matrimonio (que la hizo convertirse en carne de cañón de los paparazzi durante bastante tiempo) en el que la buena de Donna tuvo tiempo de tener dos hijos, aparecer en unas cuantas pelis como ‘Austin Powers 3: Goldmember’ e incluso montar un spa en California. Una chica del renacimiento.

donna después de darse el piñazo

Redención e ideas de bombero

Una vez separada de Nikki Sixx, Donna se arrepintió de su vida libertina repleta de sexo, drogas, rock’n‘roll y enseñar cacho y se aficionó al montañismo y convirtió en ultra-católica (a esto último también se lo conoce como sufrir una kirkcamerización). Unió sus dos nuevas pasiones creando una empresa dedicada a documentar audiovisualmente exploraciones montañeras en busca de objetos míticos, en plan las que organizaba Hitler en las pelis de Indiana Jones pero sin la intención de dominar el mundo… o por lo menos eso esperamos.

Su primera aventura se convirtió en una de las noticias más frikis de 2012: organizó una expedición al monte Ararat en Turquía en busca del Arca de Noé… y se despeñó en el intento, haciéndose múltiples heridas y contusiones.

Muy bien de la cabeza no parece andar nuestra amiga D’Errico pero por lo menos no se le puede negar que es perseverante y ya anda buscando financiación para volver a Turquía y, esta vez sí, encontrar el pedazo de crucero que el bueno de Noé construyó con unos cuantos tablones y con el cual salvó a la civilización de la ira de Dios y ahora podemos ver ‘Sálvame’ y comprarnos el iPhone5… mejor te hubieras estado quieto Noé, hijo.

Fotos | Promo de ‘Los Vigilantes de la Playa’, Facebook de Donna D’Errico
En Poprosa | Qué fue de…

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario