Colin Firth

Si aún no habéis visto el vídeo que encabeza la noticia es el momento de que os cuente que puede tener consecuencias graves para vuestra sensibilidad. Todo el mundo ama a Colin Firth. Nos turba los sentidos de muchas maneras: con su voz, con su porte, con su sentido del humor… pero así mismo os lo digo, puedo poner su nombre y espantoso en una misma frase y quedarme tan pancha. Añadamos estatua y lo iréis entendiendo.

En los 90 Colin Firth se convirtió en Mr. Darcy por primera vez, el de verdad, el que Jane Austen escribió para que odiáramos, despreciáramos y al mismo tiempo nos enamoráramos hasta las trancas de él. De las múltiples adaptaciones la de la BBC es de las más memorables y en parte por esa mirada… y una escena que no existe en el libro: Darcy dándose un baño en el lago con la camisa puesta.

Pues ese preciso instante, tres escultores y dos meses de trabajo han dado esta horrorosa estatua de fibra de vidrio de casi 4 metros de alto, con una camisa de verdad mojada sobre el cuerpo, y ahí la han plantado, en medio de The Serpentine, en Hyde Park. Después la van a tener de gira por el Reino de la Gran Bretaña para colocarla al fin en el lago de Lyme Park donde se rodó la escena. Y sí, todo es publicidad de un canal de televisión.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 9,5

Actividad de la comunidad