Mary-Kate Olsen

No fue su culpa, desde luego, sino más bien de los acompañantes que Mary Kate Olsen llevó al restaurante. Pero antes de nada empecemos por el problema. Parece ser que Mary Kate invitó a unos amigos a cenar a un famoso restaurante en Nueva York. Pidieron, bebieron, comieron y rieron y a la hora de pagar, Mary Kate invitó a todo que para eso es una de las actrices junior mejor pagadas de todo Hollywood. Hasta ahí la cosa parece normal, un buen detalle de una buena amiga para una cena que según dicen los periódicos fue más que abundante.

Pero resulta que cuando el camarero fue a recoger el pago, junto a la propina que también fue generosa, se encuentra un chicle pegado en la cuenta de papel, que parece ser que dejó allí una de las amigas de la hermana Olsen. Y parece una tontería pero el camarero debió de montar en cólera y la puso a escurrir a la pobre muchacha, cuando ella no había sido pero, ya se sabe, uno es famoso y conocido para todo lo bueno y lo malo.

El hecho en sí a mí si que me parece desagradable y de mala educación, más tratándose de un restaurante de clase alta pero de ahí a tener que ponerla verde en mitad de todo el restaurante…creo que ahí el Maître pecó de poco discreto, y esas cosas se lleva uno al comensal a un sitio aparte y se le dice. Llego a ser yo, me callo, cojo el chicle y lo vendo en E-bay que seguro que algún loco me paga una millonada por él.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 8,4

Actividad de la comunidad