Compartir
Publicidad

Eugenia Martínez de Irujo: Varicelas con gusto... no pican

Eugenia Martínez de Irujo: Varicelas con gusto... no pican
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si es que es lo que tiene ser tan andaluza, tan de su tierra, tan… tan… que una se mete tanto en el papel que al final pues pasa lo que pasa. ¿No quieres traje de lunares? Pues toma una buena varicela. Eso sí, estoy segura que esta vez a Eugenia Martínez de Irujo eso de los granos, las rochas y los picores, nunca le supieron mejor.

Sí, hoy es el gran día de su mamá de la Duquesa de Alba que, nuevamente, se convertirá en una mujer casada (me parto) y entrará un nuevo Duque en la vida de todos sus vástagos, que con eso de que estaban a falta de un papá pues ya viene el de turno a ser el putativo. Claro, que visto lo visto no sé quién llevará las arras y los anillos, porque las ausencias van a ser más que notorias y no porque de parte del novio sólo vayan dos personas…

Y es que esta misma mañana hemos sabido que la hija de la Duquesa, Eugenia Martínez de Irujo curiosamente se ha puesto enferma, ha contraído una varicela a sus cuarenta y tantos, algo de lo más normal como todos sabemos, ya puestos podía haber pillado algo más exótico. Ni gripe, ni catarro, ni nada de nada, una oportuna oportunísima varicela. Y claro, no va a ir ella llena de puntos rojos a la boda de su madre, que luego salir en el Hola de esa guisa no queda bien, que el maquillaje hace milagros pero parece que no tapa granos… ¿o era que sí? Pobre, será que tiene fiebre y aún no se han inventado medicamentos para bajarla, ¿o era también que sí? Estoy muy confundida hoy por la mañana…

Eso sí, para que veamos que la cosa es seria, ha ingresado la mañana de este miércoles en la clínica Ruber Internacional de Madrid para ser tratada, así al menos está bien recluída y nadie pregunta. Vamos que ha ido al médico como todo hijo de vecino…

Sea como fuere, ni la Duquesita, ni tampoco su hijo Jacobo (que nadie me haga la broma fácil, que nos conocemos) asistirán. Qué mala leche el hijo, ni que hubiese puesto la Doña a parir a su mujer… ¿o sí? Pero seguro que se disculpó de corazón, qué desalmado no ir a la boda a acompañarla en este día tan especial donde Alfonso Díez, para nada encantado de conocerse en este momento, ocupará las estancias del Palacio de Dueñas, con las buenas migas que podrían hacer… De verdad…

Así que ya sabéis, todos muy atentos al día de hoy que la cosa pinta muy de mantillas y lagrimeo fácil… aunque sólo sea por las carcajadas.

En Poprosa | Ni la boda real británica ni la monegasca, para bodorrio el de la Duquesa de Alba
Foto | Facebook Oficial de Kelme
Vía | Hola

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos