Sigue a Poprosa

Katie Holmes

A veces pensamos que las celebrities son como extraterrestres, sobre todo en lo que a cuerpo se refiere – ¿dónde llevan al bebé cuando se quedan embarazadas los ángeles de Victoria Secret? -, pero menos mal que está Katie Holmes para recordarnos que, al menos ella, pasa los bajones igual que todas las demás: con un buen bote de helado debajo del brazo, una mantita y una cuchara sopera que no te reprima lo más mínimo. ¡A ponerse hasta las trancas!

Aunque, mejor dicho, el formato del helado no era el del típico bote de un litro que nos apretamos el resto de los mortales cuando nos da el bajonazo. Durante el divorcio, Katie prefería bajar a la heladería que hay junto a su casa con Suri y con el abuelo para comprarse un señor cucurucho de chocolate, vainilla y trocitos de pretzels recubiertos de caramelo. ¡Toma bomba de amor calórico! ¡Qué buenérrimo!

Eso sí, me quitaba las calorías a base de correr por los parques [de su ciudad natal en Ohio].

Así que ya sabéis, podemos hacer todas lo que Katie. Cuando mandemos a la porra al pesado de turno y al final nos dé cargo de conciencia – somos así de lelas a veces -, no hay nada como zamparse un señor helado de los que te quitan el sentido y luego echarse unas carreritas para que los kilazos no se nos peguen más que el baboso de turno el sábado a las 3 de la mañana.

Vía | I’m Not Obsessed
Foto | Katie Holmes
En Poprosa | Katie Holmes, más lánguida en Harper’s Bazaar y te escurres
En Poprosa | Katie Holmes y Tom Cruise: divorcio express y se acabó lo que se daba

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario