Paris Hilton, como el caballo de Atila: por donde pisa no vuelve a crecer la hierba

Sigue a

Paris Hilton


Yo cada vez me plantearía más seriamente si contratar a Paris Hilton para mis múltiples eventos lúdico-festivos o por el contrario ahorrarme los problemas y llamar a una agencia de payasos a domicilio, que seguramente no sean tan impactantes como ver a la rubia entrar por la puerta de mi casa pero tened por seguro que menos problemas van a darme. Porque es que últimamente allá donde Paris Hilton pone su toque dorado de feminidad, lujo y dulzura, se acaba yendo todo al garete si no acabas en los tribunales.

Primero fue con la hipermegaconocida factoría Supermartxé que al parecer y según palabras textuales del gerente:

Reclama una cantidad superior a los 5 millones de euros y a la empresa Racing Service Investment por incumplir reiteradamente los acuerdos alcanzados, perjudicando seriamente a la imagen de ‘Supermartxé’ en todo el mundo

¿Qué es lo que ha hecho? ¿Un calvo a las cámaras del photocall mientras los flashes le llovían por todos lados?

Pues no, al parecer en el contrato, Paris Hilton habría acordado unos compromisos en los que debía asistir a las carreras y eventos de la escudería y que se ha saltado a la torera según la demandante. Vamos, que hace lo que le sale de la entrepierna porque en el fondo sabemos tu y yo que si le quieres meter a juicio más vale que tengas ahorradas unas cuantas pelas porque no te va a salir muy barato y Paris tampoco tiene pinta de tener problemas para comer si se dedica a pagarse un abogado.

Pero es que no contenta con eso, hace unos días viajó hasta Polonia para inaugurar un centro comercial y como no se sentía muy tranquila decidió que sería una buena idea desprenderse de sus guardaespaldas habituales y contratar en su lugar a 3 policías que pertenecían a la unidad antiterrorista, los cuales solo pueden realizar trabajos fuera de su unidad solicitando un permiso especial y ocultando su identidad. Por supuesto si os metéis en Internet veréis que no fue así porque se les ve la cara perfectamente. Y claro, el jefe de la unidad anti-terrorista ha sido muy claro:

Si los policías que protegieron a Hilton no dejan su puesto de trabajo por ellos mismos, serán despedidos

Vamos, que Paris Hilton no es una de esas personas que llamamos por aquí buena influencia. Es juntarte con ella y… los problemas empiezan a crecer como setas.

Foto | Paris Hilton en Facebook

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios