Compartir
Publicidad

Irina Shayk y Cristiano Ronaldo se coronan como petardos en los Premios Marie Claire

Irina Shayk y Cristiano Ronaldo se coronan como petardos en los Premios Marie Claire
Guardar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Perdón, en los Prix de Marie Claire, que es como se dice ahora… qué poco cool me he vuelto ¡por dior!

Anoche nos fuimos de fiesta, una de esas en la que los representantes de la moda sacan sus mejores trapos, a sus musas y se pasean por la alfombra roja como grandes señores que son. Una noche en el que también las modelos no faltaron demostrando lo bien que les quedan los modelitos (algunos imposibles), las actrices reclamaron su espacio y hasta alguna que otra socialité de las que no tienen oficio pero sí beneficio.

Sea como fuere, la noche tuvo un nombre propio, Irina Shayk, a la que se concedió el premio a la Top Model del Año, con lo que ya empiezo a alucinar. Si es que no hay nada como echarte un novio bien famoso para que seas reconocida hasta el infinito y más allá. Claro, que ahí donde lo veis los tortolitos dieron la nota la bastante y para mal...

irina-shayk-marie-claire

Y es que según dicen los que estuvieron presentes en la Embajada Francesa anoche Irina Shayk y Cristiano Ronaldo demostraron bastantes malos modales. Según cuentan en Vanitatis, “se mostraron altivos, distantes y muy poco empáticos, hasta tal punto que su actitud se tornó en el tema de conversación para el resto de invitados”.

Para empezar llegaron los últimos de la noche, una cosa es que te hagas de rogar y otra que llegues tarde, que no es tu propia boda, pero es que para que la primera fuese en la prente CRon dijo que no posaba en el photocall y la lió con los periodistas. Para seguir ni siquiera fueron capaces de saludar al resto de los comensales con los que compartían mesa entre ellos, por ejemplo Elie Saab, Tilda Swinton o la anfitriona de la fiesta, ni más ni menos.

Pero es que ahí no se acabó la cosa porque toda la noche estuvieron pendientes que si del teléfono, luego que si cuchicheando entre sí sin hacer caso a nadie, y para rematar Irina cuando recogió el premio no dijo ni un gracias en español, todo en inglés. Y digo yo, ¿para esto le damos un premio aquí? Estamos apañaos...

Vamos que iban de estrellas de la noche y acabaron estrellados. Pero todos sabemos que estos comentarios no son más que porque el resto de humildes mortales somos todos unos envidiosos y es lo que hay, como ellos son tan guapos, tan perfectos, tan adinerados y encima los premian, para qué quieres arroz María… Si es que hay algunos que no deberían salir de casa, mucho mejor quedarse dentro contando billetes mirándose al espejo.

Fotos | Getty
Vía | Vanitatis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos