Síguenos


Lo de Beyoncé y sus pelucas es todo un canteo, la verdad. Y que conste que no me parece mal que use peluca, todo lo contrario: no es que tenga un mal pelo pero comprendo que le apetezca de vez en cuando probar nuevas experiencias sin tener que estar 4 horas sentada en una peluquería. De hecho no es la única que apuesta por las pelucas como sustituto de un tinte o unas extensiones. Nicole Kidman, Sophia Loren o Mónica Naranjo son sólo algunas de las famosas a las que hemos podido pillar in fraganti con la peluca encima y viendo perfectamente que esas raíces no son suyas. Pero si hay una que se lleva la palma esa es Beyoncé, no cabe duda.

Ya comentamos en Poprosa que poseía una colección valorada en más de un millón de dólares pero ya se podría gastar menos dinero en pelucas y más en escoger algún pegamento adecuado, un estilista que sepa cómo discretizarlas o sencillamente que entre cogerse 5 distintas y una que no se le nota, optar por esta última porque cada vez son más las veces que los fotógrafos se dedican a sacarle fotos a su frente en busca de alguna evidencia de chapuza con el pelo (y si no se seban en Kesha y sus estilismos imposibles con el pelo) en vez de a ella y su conjunto. Pero es que se lo ha ganado a pulso.

Tanto es así que hasta fotos como las que os he dejado en el post principal, se utilizan para fines comerciales en busca de una posibilidad de atraer nuevos clientes para sus pelucas: Si Beyoncé la lleva ¿por qué no lo puedes hacer tú? Pues hombre, si la foto reclamo es de ella con los signos más que evidentes de que lleva puesto algo encima de la cabeza que no es suyo y no es precisamente un gato acostado, dudo mucho que todos aquellos que por causas del destino o por diversión quieran comprarse una peluca, se vayan a convencer a la vista de los resultados.

Y es que recientemente ella ha salido al paso diciendo que lo que haga con su vida es cosa suya (ojo, que las fotos son antiguas, pero esto lo ha dicho hace na y menos) y nadie tiene porque inmiscuirse en sus asuntos privados y lo que se pone o deja de ponerse. Y mira que tiene toda la razón del mundo ¿eh? pero también te digo una cosa, Beyoncé de mi alma, que así no se va a ningún lado. Que si quieres que no se hable de ti, no vayas gritando a los 4 vientos tu inmensa colección de pelucas para después ir y encasquetarte una que hasta un elefante vestido de rosa pasaría más desapercibido… tú solita te lo has buscado.

Vídeo | Youtube
En Poprosa | Pelucas y tatuajes, made in Beyoncé

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios