Sigue a

Vale, una es un poco cardo y tiene el corazón cada vez más de acero. Ni los cachorrillos me conmueven… y va David Bisbal, pone ojos de corderito degollado contestando a preguntas sobre su separación y yo me enternezco de todo. El pobre.

El muchacho se fue a un acto de publicidad aceitera, que hay que seguir ganándose las habichuelas que los gastos son muchos, y ahí no podía negarse a ir, ni a hablar, que para eso le pagan un pastón. Y claro, hubo preguntas acerca de su separación de Elena Tablada. Los motivos, pues sigue sin soltar prenda, pero confiesa que está mal, en el peor momento de su vida, que ya se le nota en la cara… vamos, tanto que hasta el gracejo andaluz se le ha ido.

El pobrecico lo está pasando mal, pero está con ganas de luchar por lo que hay, por su hija Ella, sin hablar mal de Elena ni de su familia, como señores y marcando bien sus prioridades. Mucho ánimo David.

Me voy a enfocar en mi música y obviamente, más que nunca, en mi hija Ella

Vía | Canal Gente

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios