Publicidad

Si Miguel Herrán tenía sus complejos, ahora dice que la fama le ha vuelto loco y te enseña el conejo

Si Miguel Herrán tenía sus complejos, ahora dice que la fama le ha vuelto loco y te enseña el conejo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Madre mía, madre tuya, madre nuestra. Tápense los ojos las personas sensibles, porque la última publicación del protagonista de La casa de papel puede ocasionar alguna que otra alteración en el corazón y te puede acabar latiendo al ritmo del aserejé (el corazón y otras partes del cuerpo, también).

Hace unas semanas te contábamos como este señor, que es todo músculo, se sinceraba con sus seguidores de Instagram. Él también tenía complejos, decía. Se miraba al espejo y no se veía bien, a pesar de haberle robado el puesto a Mario Casas, porque los pectorales de Miguel Herrán han entrado en todas las casas (a través de la televisión, no seamos mal pensados).

Estos días ha estado en su ciudad presentando, dentro del Festival de cine de Málaga, Hasta el cielo, una película de Daniel Calparsoro. Allí, con tanta cara de famosete paseándose por la alfombra roja (este año bastante limitada por seguridad), se ha puesto a hacer declaraciones sobre cómo le afectó la fama.

"Creo que la fama la gestionas a ratos. Tienes momentos muy buenos en los que tienes los pies en la tierra y momentos en los que cuando te quieres dar cuenta…", ha explicado. Y por lo que se ve el muchacho ha tenido que pasar por sus más y sus menos. "He estado tres años encerrado en mi casa sin salir, a las fiestas de mi pueblo no he podido volver a ir, a las piscinas o lagos de los pueblos de al lado tampoco...", añade. Migue, cariño, esto último lo hemos vivido toda España durante tres meses, así que te compadecemos.

Miguel Herran Gif

A pesar de contar que incluso ha tenido que salir de bares escoltado por la Policía (y no por hacerse un Johnny Depp), afirma que "no lo cambiaría por nada del mundo".

Tiempo antes también confesó que había padecido de vigorexia, un trastorno del comportamiento caracterizado por la obsesión por conseguir un cuerpo musculoso. Dice que, aunque aún le cuesta, "me prohíbo mirarme en ciertos espejos, porque sé que me voy a obsesionar".

No sabemos si habrá perdido la cabeza por completo, pero lo que sí hemos podido ver en Instagram es esta foto en la que está a puntito de enseñarte sus secretos. Y escribiendo: "A veces hay que tomar la decisión consciente de no estar cuerdo".

Ver esta publicación en Instagram

A veces hay que tomar la decisión consciente de no estar cuerdo..

Una publicación compartida de Miguel Herrán (@miguel.g.herran) el

Y claro, él no sabemos, pero la gente se ha vuelto más loca que Nacho Vidal a solas en una habitación con un sapo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios