Top 10: las peores escenas de desnudo de la historia

Sigue a

peores_desnudos_historia


Un redactor de Paper Mag asistía el otro día a la proyección de la última de Lumet “Before the Devil Knows You’re Dead”. Admirador del cine de Lumet, esperaba ilusionado que las luces se apagaran y la pelicula comenzara. Y así fue, que empezó, y la primera visión que tuvo la platea fue la de Philip Seymour Hoffman desnudo beneficiándose a Marisa Tomei en una explicita escena de cama.

El impacto que le produjo el visionado de esta escena le dio la idea y decidió recopilar las que a su juicio son las 10 peores escenas de desnudo de la historia del cine. Aunque toda lista que se precie adolece de una total falta de objetividad, es sin duda una oportunidad única de recorrer la historia del cine más reciente desde una perspectiva diferente y a ratos insoportable.

He aquí las 10 escenas de desnudos cinematográficos más grimosas y/o horripilantes y/o innecesarias de la historia del cine según Paper Mag:

Philip Seymour Hoffman, en “Before the Devil Knows You’re Dead”. El gordinflón culete del actor dando rienda suelta a sus capacidades rítmicas para desgracia del espectador y de Marisa Tomei, que a 4 patas aguanta las impostadas embestidas de Capote Phillip.

Donatld Sutherland en “Space Cowboys”. En esta película, 4 astronautas retirados vuelven a la acción para arreglar una capsula fuera de orbita. Antes de despegar, los 4 deben pasar un examen físico. Desnudos esperan que una enfermera entre a examinarles. Todos se tapan sus partes pudorosamente, salvo Donald, que exhibe sus geriátricas majestades sin pudor.

Kathy Bates en “Jugando en los campos del Señor”. La ganadora de un Oscar por “Misery” se despelota y cubre su cuerpo con barro para correr selva arriba, selva abajo en pelota picada. Obviamente la señora Bates no tiene ni la edad, ni el cuerpo de una Top Model, y eso parece demasiado para el redactor de la revista.

John Gielgud en “El libro de próspero”, versión experimental de La Tempestad de Shakespeare, que es un bello espectáculo visual donde la desnudez esta presente a lo largo de todo el metraje. En una escena el inmenso actor británico sale desnudo de una piscina. Su cuerpo arrugado no es la mejor aliada de la libido precisamente.

Julie Andrews en “S.O.B”, dirigida por su marido Blake Edwards, intenta desprenderse de su candorosa imagen y lo único de lo que se desprende es del sujetador. La escena busca impactar o excitar; pero en todo caso resulta delirante e hilarante. En este caso estoy completamente de acuerdo con la elección.

Burgess Meredith en “Such Good Friends”, de Otto Preminger, donde el que fuera el irascible entrenador de Rocky Balboa baila desnudo mientras un libro le tapa estrategicamente sus partes. Dicen que su visión es suficiente para no volver a leer un libro.

Terry Bradshaw en “Novia por contrato”. Famoso quaterback de la NFL y actor ocasional, hace de padre del muy exhibicionista Matthew McConaughey; sin embargo, desgraciadamente, esta vez es el bueno de Terry el que nos ofrece un no muy afortunado desnudo mientras da de comer a sus peces al ritmo del hip-hop.

Jessica Tandy en “Freda y Camilla”. Cuando Jessica Tandy rodó esta película sabía que estaba a punto de morir, quizá por ello no dudo en desnudarse en una escena. Con 85 años los desnudos obviamente no son tan fotogénicos como a los 25 y a los de Paper Mag, una vez más, la vejez la prefieren vestida.

Jay North en la mini serie “Maya la Elefanta”: el que interpretara a Daniel el travieso en los 60, enseña su impúber culete a los espectadores en una escena de esta mini serie, que según el redactor haría las delicias de cualquier pederasta; pero para él resulta innecesaria.

Patrick Dempsey en “Some Girls”: El doctor chulazo de Anatomia de Grey en la comedia “Some Girls” donde perseguía e Jennifer Conelly, tiene un desnudo frontal que desilusionaría a todos los que creáis que el tamaño importa, vamos que os desilusionaría a todos.

Lo que está claro es que al que ha seleccionado estos 10 momentos le gustan los desnudos protagonizados únicamente por mujeres y a poder ser jóvenes, delgadas y guapas. Me faltaría ver todas las escenas a las que alude para dar una opinión objetiva, aunque en el caso de Kathy Bates y Julie Andrews las escenas son una perfecta representación gráfica del antimorbo. Dejo pendiente hacer lo propio con el cine español, donde recuerdo 3 o 4 escenas que…

Vía | Paper Mag

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario