El episodio jamás contado de Tom Felton ('Harry Potter') con el alcohol: de tomar "varias pintas" al día a ser expulsado de su segunda clínica de rehabilitación

El episodio jamás contado de Tom Felton ('Harry Potter') con el alcohol: de tomar "varias pintas" al día a ser expulsado de su segunda clínica de rehabilitación
Sin comentarios

Son muchos fanáticos de 'Harry Potter' los que todavía andan llorando por las esquinas desde el final de la saga de los magos en edad del pavo, y muchísimos más los que anhelan su retorno. Ahora, Tom Fenton, el malvado y súper rubio Draco Malfoy que llevó al prota por la calle de la amargura, ha capitaneado todos los titularacos al desvelar el terrible episodio que vivió en el pasado.

h
Tom Felton como Draco Malfoy en 'Harry Potter'

Y es que el intérprete de 35 años acaba de publicar sus memorias, 'Beyond the Wand: The Magic and Mayhem of Growing Up a Wizard', por las que se encuentra en plena promoción. En estas ha hablado sin tapujos sobre sus comienzos, su vida tras el último filme de la franquicia y cómo cayó en la cuenta de que tenía un problema con el alcohol.

Tal y como Felton confiesa, empezó bebiendo "varias pintas a diario" que mezclaba con chupitos de whisky. Pero la cosa se fue de madre y el consumó se volvió excesivo, hasta tal punto que tuvo que ingresar en una clínica de rehabilitación como consejo de su abogado:

"Apenas le había visto en persona, pero me habló de una manera muy honesta", comienza a decir el actor, en referencia a lo que le dijo exactamente el letrado: "No te conozco muy bien. Solo quiero decirte que esta es la intervención número 17 que hago en mi carrera por ese motivo. Once de esas personas están muertas. No seas el número 12", explica.

Fzl Dylx0aesels

Fue ahí cuando Tom ingresó en una primera clínica, pero no duró más de 24 horas. En la segunda fue expulsado por mala conducta, y en la tercera llegó su gran cambio: "Puedo decir que fue una de las decisiones más difíciles que he tenido que tomar. Pero el hecho de poder admitir que necesitaba ayuda, y que tenía que hacer al respecto, fue un momento importante. Ya no me da vergüenza levantar la mano y decir: ¡No estoy bien!", sentencia.

 

Temas
Inicio