Publicidad

La familia Cruise invierte un millón de dólares en la educación de Suri

La familia Cruise invierte un millón de dólares en la educación de Suri
15 comentarios


Ya les puede salir lista la niña porque con esa cantidad de dinero, aunque Suri no tenga muchas luces, hacen hasta del más tonto todo un genio. Un millón de dólares, se dice pronto ¿eh? Esa cifra es exactamente la que el matrimonio Cruise invierte anualmente en clases especiales para su hija Suri.

Parece ser que Tom Cruise está muy empeñado en que todo lo que haga Suri sea increíble. No importa lo que haga o lo que estudie, quiere que lo haga mejor que cualquier otro niño de su edad. Vamos, que creen que su hija viene a tener un don o es superdotada y, aunque ella no lo quiera pues por sus santas narices la niña tiene que destacar en todo. Y la educación les cuesta lo que les cuesta más que nada porque el profesor acude personalmente a su casa para impartirla las clases y le ofrece un material y unos refuerzos que, según parece, no ofrece cualquier otro colegio. Y la verdad me parece una estupidez como un camión.

Suri está aprendiendo español y francés, y tiene un tutor personal que la visita una vez por semana. Hace balet, gimnasia, fútbol y baile moderno casi todos los días. Además medio intentan que Suri se relacione especialmente con niños mayores que ella, pues creen que así Suri se desarrollará antes y aprenderá más deprisa si está con ellos.

¿Y sobre la felicidad de la niña nadie se preocupa? ¿Qué pasaría si Suri quisiese en vez de estudiar medicina o una ingeniería dedicarse a ver mundo y ha estudiar un módulo profesional o dedicarse a la fontanería? ¿Sería menos Suri entonces? Creo que los padres, y es un consejo personal, deberían preocuparse menos por descubrir en su hija algún rasgo especial o convertirla en algo que no es y, por ejemplo, pasar más tiempo en casa, acompañarla personalmente al colegio y no contratar a alguien que lo haga por ellos, hacerla a la niña más feliz y darle más tiempo para ella misma… en definitiva, hacerla una niña normal y no convertirla en otro espectáculo más sobre el que chismorrear y sobre el que escribir. Que porque a los padres les guste estar todo el día en boca de todos, la niña no tiene porque pasar por el mismo calvario, leches.

Vía | 20 Minutos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios