Publicidad

¡Lo de Lindsay con el alcohol y las drogas es muy fuerte!

¡Lo de Lindsay con el alcohol y las drogas es muy fuerte!
25 comentarios

Publicidad

Publicidad


Lo de Lindsay Lohan de verdad que ya es para hacer un libro. Hemos llegado a semejantes extremos en su vida que ya no sé si reírme, sentir lástima o echarme a llorar por lo de esta pobre diabla. Pero vayamos paso por paso, que algunos seguro que se han perdido los últimos capítulos de ‘La vida de Lindsay Lohan por Lindsay Lohan’.

Hace un par de días corría el rumor de que era bastante probable que Lindsay Lohan tuviera que ser encarcelada por no poder acudir a su audiencia en la Corte ya que había perdido su pasaporte en la Riviera Francesa. Al final se consiguió solucionar el asunto, el pasaporte apareció, el tribunal se creyó que lo había perdido y la familia pagó una fianza para que Lindsay no fuera encarcelada y todos tan contentos, se dio paso a la vista judicial que tenía lugar por haber conducido Lindsay Lohan borracha y un pelín ‘enharinada’ en el año 2007.

Ante la juez encargada de su caso, Marsha Revel, Lindsay tuvo que aguantar un chaparrón de represalias y acusaciones, sobre todo porque a pesar de haber asistido a varias clases para el consumo de alcohol, en Cannes mostró ante las cámaras que su gusto por el alcohol no había disminuido y que a poco que le pusieran una copa en la mano, cual abeja a la miel allá que iba.

Así que la juez ha dictaminado una solución drástica para un problema drástico: Lindsay Lohan tiene que llevar un brazalete para controlar su consumo de alcohol. Este brazalete permanecerá unido al tobillo de la actriz, y una vez a la semana, Lindsay tendrá que someterse a pruebas en Los Ángeles para ver si ha consumido drogas.

La abogada de Lindsay alegó que esto podía interferir con sus proyectos de trabajo; en concreto interferiría con las sesiones de fotos y las filmaciones de la película ‘Machete’ en el que comparte cartel con Robert De Niro y Jessica Alba. No solo porque queda feo que Lindsay aparezca en las fotos con su pulsera que le acredita como borracha empedernida, sino porque el rodaje será en Texas, y para Lindsay sería difícil estar todas las semanas en Los Ángeles.

Pero la juez ha sido tajante: le ha dicho a la abogada de Lindsay que su clienta tendrá que retrasar su participación en la película porque esto es inamovible. Así que como podéis imaginar, los productores están contentos, Lindsay, que necesita ese dinero como agua de mayo, está que trina, sus padres ya no saben donde meterse de la vergüenza y todo esto tiene pinta de continuar durante mucho más tiempo. ¿Por qué hemos llegado a estos extremos, Lindsay? Que penita…

Vía | Alfombra Rosa

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir