La espectacular fiesta de cumpleaños del hijo de Eva González y Cayetano Rivera: Inspirada en sus dibujitos animados favoritos (y con sorpresa final)

La espectacular fiesta de cumpleaños del hijo de Eva González y Cayetano Rivera: Inspirada en sus dibujitos animados favoritos (y con sorpresa final)
Sin comentarios

Lo de celebrar los cumpleaños invitando a tus amigos del cole, hacer una tartita casera y echar una carreras en el chikipark ya no se lleva. Eso es cosa del pasado. Eso es cosa de pobres. Ahora, si tienes panojita y un peque, tienes que organizar, como mínimo, una fiesta como la de Eva González y Cayetano Rivera.

 

Porque ayer fue el cumpleaños de su hijo. El pequeño Cayetano cumplía 3 años y, claro, es una fecha tan importante que hay que celebrarla por todo lo alto. Su madre, la González, quiso compartir con sus seguidores de Instagram cómo había sido la celebración.

Cumpleaños Cayetano

Quién tuviera ese jardín, eso lo primero. Y lo segundo... Menuda mesa más bien despachada. Ambientada en el mundo de los Pitufos (los dibujos favoritos de Cayetanito), con globos e incluso un muñeco a tamaño natural. Que a ver cómo juega un niño de 3 años con él, que se le cae encima y acabamos en urgencias.

Cumpleaños hijo Eva González

Los globos personalizados tampoco pudieron faltar, para que quede bien clarito quién es el prota. Que cuando nosotros éramos pequeños no nos ponían ni nuestros nombres en la tarta de cumpleaños...

Cumpleaños fuegos artificiales

Pero, sin duda, lo que más nos sorprende es cómo acabaron el día. Que si en tu cumpleaños el fin de fiesta era la piñata y ya te parecía apoteósico... Imagínate este. ¡Fuegos artificiales! ¡Fuegos artificiales en tu cumpleaños! Menuda fantasía. A mí me hacen esto y, de la emoción, me da una embolia. Lo juro.

 

Y, por supuesto, tampoco podía faltar lo más importante de cualquier fiesta de cumpleaños: la tarta. Y esta tarta no es como la que tú te compras en el Mercadona, qué va. En esta tarta hay billetes. Nosotros, qué quieres que te diga, pero la vemos así y lo que nos entran ganas es de echarle un barniz para que se conserve, no comérnosla.

¿Envidia? ¿Que si tenemos envidia? Qué va. Ninguna. Jamás... Un poquito.

Imagen de cabecera | GTRES

Temas
Inicio