Publicidad

La Larita presumida: Lara Álvarez cuando no presume de novio, lo hace de cuerpazo, y si no de hermano macizo surfer

La Larita presumida: Lara Álvarez cuando no presume de novio, lo hace de cuerpazo, y si no de hermano macizo surfer
Sin comentarios

Lara Álvarez, otra de esas famosas que son unas chicas con suerte y están divinas de la muerte, como decían las Azúcar Moreno. La presentadora de 'Supervivientes' parece que echaba un poquito de menos la aventura y ha decidido quitarle el freno de mano a una caravana para recorrer la costa de Portugal y acabar el verano con su hermano Bosco en esta travesía como colofón del verano.

Tampoco hay necesidad de pillar un Transformer de estos para vivir aventuras. Hoy en día, con sacar un poquillo la nariz de la mascarilla, bañarte en gel desinfectante de esos que te empapan las manos y que no se secarían ni aunque pasara el Huracán Katrina o, simplemente, ser un grupo de 11 personas en vez de 10, tienes una aventura de esas de correr riesgo como diversión que tanto le gustan a Laruka.

El road trip (como le llaman los modernos) tenía como destino Portugal, tierra de mostachos y pastelitos de Belén, pero ha acabado por cabo Vidio en familia, un lugar muy especial tanto para ellos como para la Central Lechera: su Asturias.

Aunque Lara es exhuberante, bella, derrocha simpatía y ternura, su brother tiene unas greñas de malote y un rollo surfer que inspirarían a más de unas de esas escritoras de novelas calentorras. Solo con estos hermanos, quedarían cubiertos todos los prototipos, gustos y fetiches de la peña de cualquier orientación sexual. ¡Vaya cuerpos del deseo: los veo y sin parar babeo!

El tío, si quisiera, podría protagonizar uno de los anuncios extremos de locos de la adrenalina de los que hacía Cola Cao con niños, pero en su versión más adulta con personas con las que cualquiera sería adúltero/a. Y es que no hay deporte, de los que no harías ni harto de vino por el cariño que le tienes a tu familia y por la responsabilidad de no dejar una hipoteca a medias, que se le resista.

¡Pero bueno! Este Tarzán asturiano es tan salvaje que solo el tenerle cerca, por las aceleraciones cardiacas que podría provocarte, debería ser considerado deporte de riesgo. Es impresionante lo de los Álvarez... Ojalá pudieran embotellar un poquito de sus genes y venderlo.

¿Y tú? ¿De quién eres más? ¿De la dulzura sonriente tan atractiva de Lara o del salvajismo extremo de Bosco?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios