Publicidad

Podría haberlas hecho con olor a vagina como las de Gwyneth, pero Belén Esteban quería que sus velas fueran más finas (pa' qué te metes...)

Podría haberlas hecho con olor a vagina como las de Gwyneth, pero Belén Esteban quería que sus velas fueran más finas (pa' qué te metes...)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

A principios de año, la actriz Gwyneth Paltrow ponía a la venta velas con olor a su vagina. Poco después, Belén Esteban también anunciaba que lanzaba una línea de velas aromáticas. El público entró en pánico, nos echamos las manos a la cabeza, maldijimos por tener cinco sentidos en vez de cuatro. ¿Nuestra casa iba a oler a chumino de la Esteban?

Tranquilidad, que la cosa no fue por ahí. Lo que quería Belén era montarse un imperio a lo Zara Home con productos de decoración: Belén Esteban Home Decor. Un naming que demuestra eso de que, en inglés, todo suena mejor. Pero, ¿qué pasó con el negocio?

La princesa del pueblo se muestra elegancia pura en las fotos promocionales de la marca. No le han puesto la bandejita de Ferreros Rocher al lado porque está de dieta y para no tentar, que si no de cabeza. No sabemos por qué, pero hay algo que no nos acaba de encajar en la imagen. Belén, elegancia, finura, minimalismo, paz... ¿Nos hemos perdido algo?

Et Gif

Su línea de decoración comenzaría con la puesta en venta de unas velas perfumadas para después seguir expandiéndose a, no sé, tacitas de porcelana china y escobillas de váter doradas... Pero ahí se quedó. ¿Qué ha podido pasar? ¿Por qué la gente no quiere que su casa huela a Belén Esteban?

A ver, que no decimos nosotros que no, que cada uno pone el precio que quiere a sus cosas, pero que una vela te cueste 30€ igual es un poco carete, ¿no crees, Belén? Vamos, que si te llevas la hostia, tampoco te hagas la sorprendida.

Ahora, visto lo visto (que se está comiendo los mocos), ha decidido que era un buen momento para bajar los precios a casi la mitad, por eso de quitarse las cajas de velas de casa, que le ocupan mucho espacio en el salón. Las de 25,99€ han pasado a 10,99€, y las de 29,99€ a 14,99€. Que eso del 99 se lo tienen mejor aprendido que los del Lidl.

Según cuenta a la revista Jaleos, la agencia explicó: "Se ha querido lanzar primero un producto más caro para ver cómo reaccionan los consumidores y captar a un sector de un poder adquisitivo más alto o estable para luego asegurarnos el colchón con el resto de productos que lanzaremos".

Belén, que tu público objetivo tampoco es la Preysler, no sé si me entiendes. Pero que nosotros te apoyamos en todo, tú lo sabes bien. ¿Que ahora quieres dejar de lado la decoración y te da por diseñar pulseritas de plástico? Aquí que te apoyamos. ¿Que te quieres poner a hacer plantaciones de alcachofa, que ahora estás a tope con ellas para la dieta? Aquí que te apoyamos. Te apoyamos en todo, Belén. En todo. Pero igual es momento de darse un descanso en esto de los negocios, ¿no crees?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios