Publicidad

La rutina de Diego Matamoros: deporte, proteínas y un poquito de corta y pega

La rutina de Diego Matamoros: deporte, proteínas y un poquito de corta y pega
Sin comentarios

A Diego Matamoros le dijeron eso de "sueña con el cuerpo que quieras tener y lo tendrás" y se lo tomó a rajatabla. Tanto que lo vamos a tener que empadronar en el gimnasio de su barrio y... bueno, quizás en alguna que otra clínica de cirugía también.

Ya sabes que nosotros somos de naturaleza curiosos, pero es que si además nos dejas entrar a tu vida con las puertas abiertas (y las cámaras encendidas), pues ya nos volvemos locos. Ése es el caso de Dieguito, que nos va enseñando su día a día en su canal de Mtmad.

Diego Matamoros ¿Buscando 1 euro? ¡No, haciendo deporte al estilo perrito!

Ya sabemos que Diego quiere más a su cuerpo que un Tamagochi a una pila alcalina, y sabe cuáles son las rutinas que debe mantener: "Levantarse, desayunar, no comer mucho... Porque si uno quiere algo, algo le cuesta". Pero, sobre todo, te enseña lo más importante: "cómo ponerse muy tocho".

Le gusta su cuerpo y le gustan sus abdominales. Y aunque nos ha enseñado cómo se machaca, cómo controla su dieta y él mismo ha asegurado que "no tengo abdominales de mentira"... permítenos dudarlo.

¿O es que ya se te ha olvidado el mes de junio? Dentro prueba gráfica.

Diego Matamoros Abdominales

Hace unas semanas te contábamos todo lo que se había hecho Diego Matamoro en cuerpo y cara, tanto que él solito podría haber sacado de la quiebra a Corporación Dermostética. Entre todo, se había hecho una liposucción de alta definición para marcar la tabletita después de pasarse con el chocolate.

A pesar de todo, él defiende todas las horas que se machaca en el gimnasio. Sigue trabajando el cuerpo y prestando más atención a los estiramientos para dejar de ser un muñeco de Lego: "A todos los chicos de gimnasio nos pasa lo mismo. La musculatura la tenemos más acortada", explica. A lo que añade: "Es muy estético, pero no es práctico cien por cien".

Si es que ya sabíamos nosotros que eso de machacarse con las pesas no es bueno y nadie nos quería hacer caso. Mira, nosotros nos adaptamos la filosofía de Diego: tú haz lo que quieras, que nunca es tarde para meterse un tijeretazo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios