Publicidad

¡AtraCarla! Carla Barber pasa de atracar a los pacientes con sus altos precios por dejarles con cara de La Pelopony a ser atracada por... ¿un cliente insatisfecho?

¡AtraCarla! Carla Barber pasa de atracar a los pacientes con sus altos precios por dejarles con cara de La Pelopony a ser atracada por... ¿un cliente insatisfecho?
Sin comentarios

La doctora Barber pasa a inspectora Barber en un plis plas. Propongo hacer una línea de muñecas como competencia a las 'Barbies' que se llamen 'Barbers': doctora cuestionada, inspectora en apuros, guardia forestal de la leyenda de Pie Grande... Y es que Carla es una navaja suiza, vale para todo: fue atracada en el portal de su casa y ella plantó cara a los asaltantes (porque si la pierde, tiene de repuesto) persiguiéndoles calle abajo, ¡y lo volvería a hacer!

Carla ha elegido esta frase de la madre Teresa de Calcuta para apaciguar las aguas después de tan duro momento, seguramente por su innegable parecido en cuanto forma de actuar, pensar e incluso en el físico con la monja.

"Volvería a correr tras mis agresores, como lo hice después de recuperar el conocimiento, una y otra vez. Espero que la policía atrape a estos delincuentes", decía casi haciéndonos creer que la madre Teresa es quien lo ha escrito poseyendo a la doctora. El ojo por ojo, diente por diente, una gran enseñanza de la Santa, por supuesto (#ModoIroníaON).

Lo cierto es que me extraña que no se graben más películas de terror en los portales, esos lugares los carga el diablo. Es como si Aramís Fuster hubiera ido uno por uno en todos los de España poniéndoles velas negras para que solo sucedan tragedias en los soportales. Deberíamos prohibirlos, como las rotondas: solo nos traen disgustos.

"Dos chicos me estaban esperando dentro, escondidos", decía Carla Barber en cuanto a sus atracadores, que podrían ser perfectamente los secuaces de Cruella de Vil por la descripción. Yo creo, sin embargo, que se trata más de algún cliente insatisfecho con su resultado tras embutirles como una morcilla de Burgos todo el jepeto, aunque dudo que haya alguno que no lo esté (insatisfecho)...

"Al subir mis escaleras me atacaron por la espalda y me hicieron la "llave del mata león" hasta dejarme inconsciente, al cortar el riego sanguíneo a mi cerebro presionando la arteria carótida".

Puestos a averiguar la identidad de los malechores, gaspares y baltasaltadores de Carla, me gustaría saber bien en qué consiste la "llave del mata león", quizás le metieron por la fuerza una cucharada del 'León Come Gamba' hasta dejarla inconsciente por intoxicación, según ella, algo más de un minuto.

Es impresionante como esta chica puede desmayarse y cronometrarlo al mismo tiempo, quizás porque una de sus operaciones le ha dado un poder especial. Spiderman consiguió sus poderes por la picadura de un mosquito, ella por la de un bisturí.

Mi teoría se confirma y las negociaciones para ficharla como la quinta de 'Los 4 fantásticos' siguen adelante al escuchar el siguiente capítulo de esta novela policiaca basadas en hechos reales (aunque no sabemos aún si Carla es real, o del museo de cera con vida gracias a un 'Wingardium Leviosa', no leviosá):

"Conseguí levantarme y salí corriendo a la calle gritando sin parar. Me indicaron por dónde se habían ido los asaltantes y empecé a correr. Los alcancé y conseguir memorizar la matrícula, modelo y color del coche", decía Barber presumiendo de telequinesis y memoria fotográfica como nuevo estilo de vida. Y es que cuando ella ve una cara y nunca se le olvida, sobre todo de sus pacientes, que todos tienen la misma...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios