Oriana Marzoli destapa toda la verdad sobre la brutal agresión que sufrió el pasado fin de semana: "Me deja literalmente ciega"

Oriana Marzoli destapa toda la verdad sobre la brutal agresión que sufrió el pasado fin de semana: "Me deja literalmente ciega"
Sin comentarios

Oriana Marzoli se ha convertido en la prota de todos los titularacos de la prensa pink (con perdón al bodorrio del retoño de Carmen Borrego) y no porque se haya sacado un máster en ingeniería biomecánica o porque haya descubierto la fórmula definitiva para frenar el calentamiento global. Mucho mejor, la ex viceversa ha largado por su boquita a rebosar de ácido hialurónico toda la verdad sobre la agresión que sufrió el finde pasado en una discoteca de la capital.

La queen de las polémicas se dispuso a pasarlo padre en un sarao el último sábado (y sin probar ni gota de agua con misterio como ella misma ha defendido) cuando, al decirle holi a un colega, la churri de este se puso pasiva-agresiva: "No había terminado de darle los dos besos que se me atraviesa empujándome, me tira media copa, y menos mal que estaba la camarera que lo vio todo", ha expresado la joven en su canal de 'Mtmad', alegando que la movida pasó a mayores cuando volvió a acercarse al chaval para solucionar el conflicto:

"Me viene como una loca corriendo, me tira un vaso entero del alcohol que estaba bebiendo, me deja literalmente ciega durante unos segundos y ahí se quedó la cosa, gritándome, etcétera".

Tras esto, la modelo regresó a casa para cambiarse su outfit bañadito en Malibú con piña y, no contenta con la batalla de gatas que acababa de protagonizar minutos antes, decidió volver a la party con varios amigos y con el anhelo de que "se hubieran calmado las aguas". Pero como diría Manuel Carrasco en su temazo pasteloso: "No dejes de soñar".

Cuando la chiquilla se encontraba parloteando con una influencer, una tercera individua hace el intento de pegarle: "Una vez me arañas y me tiras la copa por el pelo, a la próxima que lo hagas te denuncio, o a la que me toque. No voy a permitir jamás ese tipo de cosas. Lo puedo entender un día, pero dos no", ha sentenciado Marzoli, dejando claro que está acostumbrada a perder sus extensiones entre las uñas de gel de su enemiga de turno.

Temas
Inicio