Sara Carbonero se sincera sobre el difícil momento que vivió cuando tuvo que presentar a su segundo hijo a la prensa

Sara Carbonero se sincera sobre el difícil momento que vivió cuando tuvo que presentar a su segundo hijo a la prensa
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Imagínate que estás recién parida, que lo único que quieres es no ver a nadie en el mundo y descansar... Pero, en cambio, tienes que presentar a tu churumbel a la prensa. ¿Que si hay ganas? Pues seguramente las mismas que de tomarte un chupito de cicuta.

Pero es lo que pasa cuando te llamas Sara Carbonero y acabas de dar a luz. Sobre esto mismo habló ayer en su programa de Radio Marca 'Que siga el baile', al que asistió como invitada la actriz Sara Sálamo, que también conoce un poquito (mucho) sobre el tema de la maternidad.

 

Así que allí que se nos pusieron las Saras a comentar. Y, cómo no, hablaron de ese preciso momento en el que toca presentar al baby a la prensa y cómo te preparas. Sobre el look que te vas a poner, la Carbonero tiene claro que "más que elegir, es que te quepa algo y descartar".

Sara Carbonero Iker Casillas
Iker Casillas llegó con el uniforme de trabajo.

Y este fue uno de los momentos más chungos que vivió: "Yo me puse un vestido que era un saco, horroroso, y estaba hinchadísima y horrorosa", confiesa. "Luego el titular si es que estás estupenda... Pues dices: 'No, no estoy estupenda'", aclara.

"La realidad del día a día en tu casa es que todas llevamos bragas postparto, todas sangramos y todas estamos en un momento en que se necesita intimidad", añade Sálamo.

 

Y sobre esto, la Carbonero quiere puntualizar: "Es algo que no viene en los libros, pero luego si profundizas el 90% de las mujeres se identifica contigo".

Sara Sálamo, por su parte, no se corta tampoco a la hora de hablar sobre la realidad de la maternidad y cómo la vivió ella: "Mi experiencia me sumió en la tristeza. No se ha hablado lo suficiente de ello. Veía casos de gente que 15 días después de dar luz estaba estupenda y a mí no me pasaba. Como yo lo pasé mal, creí que era justo que otras mujeres conociesen mi verdad sobre la maternidad", explica.

¿Conclusión? Que tener un churumbel es algo bonito, precioso... Pero ya si eso para otro momento. Que nosotros nos conformamos con un hámster.

Imágenes | GTRES

Temas
Inicio