Publicidad

Raúl González y señora lo cuentan todo en 'Vanity Fair'

Raúl González y señora lo cuentan todo en 'Vanity Fair'
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hubo un tiempo en el que el Real Madrid tenía un ídolo de casa, que no era ni muy amigo de aspavientos ni de grandes actos mediáticos. Sí, algún escándalo le intentaron colgar pero ni por esas. Pocas entrevistas y muchas menos portadas. De hacerlas con su señora ya ni hablamos. Pues ahora, de alegre jubilado Raúl González y señora lo cuentan todo en 'Vanity Fair' y claro, en Poprosa, no nos lo quisimos perder.

Ese chico que os sonrie desde portada bajo la atenta mirada de su señora fue hasta hace nada el máximo goleador de la historia del Real Madrid, hasta que llegó Cristiano Ronaldo, claro. Durante 8 años su nombre se coreaba y es el jugador que más partidos ha jugado con esa camiseta... y ahora con 38 años es un señor jubilado que vive en Manhattan con su familia y es el embajador de la LFP para los próximos3 años allí en USA. Bueno, creo que lo llaman country manager, y ya luego nosotros lo traducimos como podemos.

Hasta ahora no habían dado ninguna entrevista conjunta y esto ha sido a lo grande, a lo Hollywood. Raúl González, el niño mimado que se fue para no volver (de momento) y con él su mujer y sus cinco hijos, que se dice pronto. Mamen dice que no ha sido complicado explicarle a la familia que había que moverse:

Que por el trabajo de papá íbamos a tener otra experiencia. Que donde estuviéramos juntos, estaría nuestro hogar. El hogar no son los objetos, son las personas. En cada mudanza trato de llevar lo justo. La casa de Alemania la monté de Ikea, para no tener apego a las cosas. Lo único que me importa son las fotos de mi familia

Es más, tal como Raúl te cuenta ese momento vida en Manhattan tú quieres que te adopten, ya no sólo por la situación desahogada y de anonimato que tienen ahora, no, sino por el ritmo de vida que llevan:

En Nueva York casi no usamos el coche. Vamos en metro o caminando. No es una ciudad pensada para cinco niños, no se ven esas familias por la calle. Pero hemos tenido suerte, acuden a un colegio católico que está a doce bloques andando. Se han integrado muy bien y el mayor está ya en la high school. El fin de semana vamos todos a Central Park a montar en bici o a correr

No me digáis que no os encanta ese momento vamos andando al cole, montamos en bici y corremos, que la familia que corre unida parece ser que prepara maratones unida y permanece unida. Esto es la versión cosmopolita de una casa en la campiña inglesa. Lo veo, lo veo. Pero no por la situación económica y social van a tener hijos consentidos, no: deportistas, sin móvil y sin tablet (y el mayor tiene 16), que aprecian los paseos y las charlas.

Y nos cuentan cómo se conocieron estos dos tortolitos. Mamen dice que fue un amigo común, que también le presentó a Guti y a Álvaro de Benito y que ella no quería, que no, que los futbolistas no eran de fiar pero... ahí están, un porrón de años e hijos después. Qué bonito es el amor entre futbolista y modelo, tan típico de siempre. Y discreto fue todo, Raúl ya hemos dicho que lo suyo era la vida tranquila.

Con 19 o 20 años tuve que dar una rueda de prensa porque decían que salía por la noche, que bebía. Tuve que sentarme ahí para decir que quería seguir siendo futbolista. Piensan que los futbolistas debemos estar siempre en casa o en el gimnasio, pero ¡tenemos vida! Cuando pierdes tres o cuatro partidos estalla la crisis. Cristiano marca 50 goles y en cuanto no marca dos, ya empiezan con qué le pasa

Bueno, no os doy más el coñazo con lo que cuentan, que lo que importa también es lo ideales que están y lo bucólico y maravilloso que es todo... Aunque Mamen, por lo que vemos en Nueva York a Ikea no fuiste, será que ahí ya había idea de quedarse más tiempo, o que se presta más para formar un hogar. Pasaos por el enlace a la entrevista que no tiene desperdicio.

Vía - Vanity Fair

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir