Compartir
Publicidad
Publicidad

Soraya se confiesa en DEC

Soraya se confiesa en DEC
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por fin, creí que nunca oiría entonar el mea culpa a Soraya tras el desastre de Eurovisión. Hay que recordar que después del Festival hizo declaraciones como que a ella no la tumba nadie y que estaba por encima de todo eso, ahora la cosa ha cambiado. Y me alegro.

El pasado viernes, Soraya Arnelas estuvo en ‘¿Dónde estás corazón?’ (DEC) y se confesó. Si os digo la verdad al principio estuvo bastante prepotente (muy en su línea habitual) y tuvo unas cuantas sobradas al seguir diciendo que ha sufrido el castigo de Europa hacia España, echando siempre la culpa a la cuestión política, a la penalización famosa de que TVE no se emitieran las semifinales y demás. Yo no digo que TVE tomase decisiones que no eran pertinentes con los contratos que había, sin embargo no se puede decir que la culpa de que quedase la penúltima fuese de ese tema, sino que la canción no gustó, que el espectáculo fue muy flojo y el estilismo pésimo más propio de una patinadora que otra cosa. Vamos que no estuvo a altura ni muchísimo menos.

Ahora bien, a medida que fue pasando la entrevista, Soraya fue cada vez agachando más las orejas porque no le quedaba otro remedio, las cosas como son. Puedes intentar estar con la cabeza alta y ser más orgullosa que nadie, pero es que cuando no queda otro remedio hay que rendirse a lo evidente y así lo hizo.

A pesar de que al principio dijese que ese “castigo” como ella lo llama se lo esperaba, luego dice que mientras las votaciones se fue derrumbando cada vez más al ver que no recibía puntos y más cuando se decía que estaba entre los diez primeros (ya, ya). Le sorprendió como Suecia pasó de ella después de toda la promoción que habían hecho por ser el país de su novio (nena, ni que fueses Paris Hilton y que tus novios moviesen montañas…).

Entiendo que cuando vas a una cosa de estas vas con expectativas, pero hay que ser más humilde que todo eso y saber desde un primer momento que no íbamos a ganar Eurovisión ni de broma. La decepción tuvo que ser grandísima, pero era de esperar (yo siempre lo tuve claro porque nunca me ha gustado aunque sí, la prefería a Melody) y si lo comparamos con el resultado del año anterior del Chikilicuatre pues Soraya poco más vienen a decir que es para echarse las manos a la cabeza… Pues no sé por qué, con lo que nos reímos con él (sí, yo siempre fui friki-fan, lo reconozco).

Eso sí, confesó que nunca ha llorado por el tema Eurovisión, que no ha derramado ni una lágrima a pesar de lo que sufrieron sus padres y de todo lo que se le ha echado encima. Pues nena, yo hubiese llorado como una magdalena aunque sólo fuese de rabia e impotencia, para ser una chica que llora por todo según sus propias palabras, me extraña mucho (puntó más que demuestra su carácter).

Por cierto, un detalle para terminar que me llamó la atención y es que habló del famoso “Poyeya” sino también del “Patamí” que clarísimamente comprobamos. Pues bien, ella dice que no se escucha (el “Patamí”) y por mucho que algunos especialistas como logopedas hayan podido decir que puede ser un defecto simplemente de pronunciación (cosa que le pasa a mucha gente y tampoco pasa nada), ella es mucho más que todo eso y lo niega rotundamente, porque yo lo valgo...

Yo creo que a esta chica todavía le queda mucho examen de conciencia que hacer y no me extraña que no quiera ni cantar la canción (mis oídos te dan las gracias…), pero bueno la cosa se acabará olvidando y no quedará más que en el recuerdo eurovisivo. De todas formas ya sabéis lo que dicen, lo que no te mata te hace más fuerte, eso sí, esperemos que no más prepotente.

En poprosa | Desastre total de Soraya en Eurovisión
En Fandemia | Soraya no quiere cantar más La Noche es Para mí

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos