Publicidad

La fama cuesta

La fama cuesta
Sin comentarios

Publicidad

Ya lo decían en la mítica Fama y esta imagen de Reneé Zellweger durante la premiere de su última peli (un castañazo llamado Bee Movie junto al nefasto Jerry Seinfeld). Estar divina y fabulosa no es fácil y el dolor puede ser tan agudo a veces que es lógico que se te escape un espeluznante grito de dolor. Esperemos que el gafotas pelón que tiene detras (soy un gafotas pelón así que puedo llamar gafotas pelón a quien me salga de las narices, ¿ok?) consiguiera aliviar su dolor y que Reneé puediera disfrutar del resto de la fiesta.

Pd: no quiero ser malo pero ¿y si el grito de la Zellweger no era de dolor sino de espanto ante la pegunta de algún periodista con muy mala sombra sobre si le apetecería volver a trabajar con Jerry me-parto-conmigo-mismo-de-lo-gracioso-que soy Seinfeld? Seguiremos informando.

Vía | Crazy Days and Nights

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir