Publicidad

Russell Crowe no será gordo nunca más

Russell Crowe no será gordo nunca más
Sin comentarios

Publicidad

Harto de parecer una ballena, harto de interpretar a gordos, harto de ver una prominente barriga creciendo y creciendo bajo su cabeza y con la imposibilidad casi de verse los pies. Así se siente Russell Crowe que no quiere interpretar a más obesos en la gran pantalla, es demasiado sacrifico para su cuerpo serrano.

El actor ha tenido que engordar como 30 kilos para la última película de Ridley Scott lo que le ha llevado a seguir una estricta dieta basada, básicamente, en hamburguesas hasta para desayunar (¿alguien más siente naúseas?). Y es que el actor ve que su cuerpo se resiente y, sobre todo tiene que sufrir lo que cuesta luego rebajar esas toneladas de más y limar michelines. Si es que tiene razón en el fondo, porque las comparaciones son odiosas y después de 'Gladiator', cualquier cosa es poco. Eso sí, debería empezar también por ser consecuente con la historia y dejar también el alcohol alq ue es muy aficionado, que es de esas cosas que engorda a dolor, pero claro eso es por devoción y no por obligación.

Vía | 20 minutos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir