Amy Winehouse: la loca de los gatos

Amy Winehouse: la loca de los gatos
10 comentarios

Que a Amy Winehouse se le va la pinza un poco es algo que sabemos todos, incluida ella misma que muchas veces ha dicho que habría que encerrarla en un loquero ya que a veces no se controla. Pues bien, al parecer si que hay alguien capaz de soportarla todos los días del año sin rechistar un solo segundo: solo maúllan cuando tienen hambre. Efectivamente, los 11 gatos de Amy Winehouse son de los pocos seres vivos en este planeta a los que la irresponsabilidad y locura temporal de la cantante les trae al pairo a pesar de que convivan con ella. ¿Por qué? Pues porque gracias a que esta mujer se mira el ombligo y es lo más lejos que llega a parte de mirar por si misma, los gatos viven a su anchas en la casa. Y cuando digo a sus anchas lo digo de manera literal.

A Amy le era imposible hacerse cargo de los animales y llegó un momento en que la situación se le fue de las manos. Según el periódico The Sun:

"(los gatos) trepaban por todas partes, se reproducían y estaban totalmente fuera de contro. Estaba muy preocupada porque les quiere muchísimo, pero tuvo que renunciar a ellos"

Efectivamente, ante tal situación Amy decidió llamar a un refugio de animales y pedir que se llevaran a sus mascotas porque ella era incapaz de hacerse cargo de los gatos y de su novio a la vez. Para que luego digan que lo hombres somos los únicos que no sabemos hacer dos cosas a la vez.

Vía | Europa Press

Temas
Comentarios cerrados
Inicio