Publicidad

Bisbal, la Copa del Mundo no se besa

25 comentarios

Uno de esos ataques maníacos que envuelve al universo futbolero es que la Copa del Mundo del Fútbol es como una virgen. Bueno casi. Es una ley no escrita, pero todo aficionado sabe que no se debe besar hasta que se entrega al capitán de la selección ganadora que es el que tiene ese honor. Pero ahí está nuestro Bisbal, en un ataque de arrojo, de improvisación, de frescura y de… metedura de pata. El propio David Bisbal lo narra:

Sucedió en México, no sabía que se podía hacer, me regañaron fuerte, pero yo la besé. Al final, ahí se quedaron mis labios señalados para siempre.

Y eso. Le cayó una regañina por hacerlo. Una cosa es ponerte eufórico por cantar la canción del Mundial de fútbol y otra besuquear la copa. Eso no se hace.

Evidentemente, todo quedó como una anécdota y seguro la limpiarán adecuadamente para quitar los restos de baba de Bisbal. Que no cunda el pánico. Nadie se ha enterado.

Vía | Marca y Crónica Viva

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios