Publicidad

El pladur es muy fino y Ana Guerra tiene a sus vecinos hasta el higo

El pladur es muy fino y Ana Guerra tiene a sus vecinos hasta el higo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Todos tenemos a algún vecino al que en algún momento le han obligado en el colegio a aprenderse la Sinfonía número 40 de Mozart a flauta dulce. Y luego hay gente que tiene puerta con puerta a Ana Guerra cantando las veinticuatro horas del día, que los pobres tienen que acabar con una pena más grande que la de 'La Bikina'.

A ver, tampoco es que la muchacha cante mal, pero tenerla ahí, pared con pared, dale que dale durante todo el día, pues chica, acabas que si te la encuentras en el ascensor ya no le das "ni la hora" (uh na na).

El caso es que Ana da mucha "guerra" (madre mía, la de chistes malos que atrae esta muchacha) a sus vecinos. Menos mal que vive en una comunidad civilizada y, en vez de rociarle con orines y productos químicos, son más de dejarte una notita en la que te dejan claro que un poco pesadita sí que eres.

Vecinas Valencia

En la nota en cuestión, los vecinos escriben: "Por favor te pedimos dejar de cantar o tocar el piano". Pero, ¿tan mal lo hace la muchacha? No, el porqué está aquí: "a partir de las 00:30h. Hay gente que madruga y necesita dormir bien. Gracias".

Ana Guerra Stories

La nota en cuestión la subió Ana StarWars a sus Stories, donde ella añadía un "Mis adorables vecinos...". A ver, Anita, que tampoco está la cosa para cachondeo, que suficiente que te dicen las doce y media y no están a las diez quemándote el timbre.

Que igual la muchacha aún no ha descubierto los pianos eléctricos. O que los cascos le dejan rozaduras en las orejas, que también puede ser.

Sea como sea, los vecinos van a comenzar un 'crowdfunding' para comprarle una casita a Ana en la urbanización La Finca, para que esté con sus amigos famosetes. Bueno, por eso y porque está a 12 kilómetros de Madrid.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios