Publicidad

El verdadero motivo por el que Enrique Ponce no quiere firmar el divorcio con Paloma Cuevas

El verdadero motivo por el que Enrique Ponce no quiere firmar el divorcio con Paloma Cuevas
Sin comentarios

Entre Ana Soria y Enrique Ponce todo huele a margaritas, rosas y tulipanes. Todo son arcoíris y capotes de purpurina... Hasta que sale en la conversación Paloma Cuevas y el divorcio, que entonces la cosa se pone más seria.

La firma de los papeles del divorcio es como la vacuna contra el covid-19: sabemos que va a llegar, sí, pero no cuándo. Puede ser mañana, dentro de dos meses o dentro de un año. Así estamos. Según fuentes cercanas, el documento de divorcio ya estaría firmado por la Cuevas, pero aún faltaría la firma de Ponce, que se ha ido retrasando cada vez más.

Públicamente se apuntó a que dicho retraso se debía a los compromisos profesionales del torero (entre tanto ruedo y tanto TikTok, ya sabes). Después se achacó a su operación a finales de octubre y al proceso de recuperación. Pero también hay otras posibles causas...

Se ha hablado de que una de las causas por las que Enrique va retrasando más y más el momento de la firma es porque, después del divorcio, una de las ideas de Paloma Cuevas podría ser marcharse con sus hijas fuera de España para escapar de tanto foco mediático, con lo que el torero no estaría de acuerdo.

Ana Soria Enrique Ponce Ana Soria y Enrique Ponce (antes de ser operado).

Pero ahora Beatriz Cortázar llega con otra información jugosita, jugosita. Porque el motivo de que la firma aún no se haya producido sería bien distinto: "Me dicen por primera vez que hay que renegociar puntos que él no quiere", ha asegurado la periodista en 'Es la mañana de Federico', el programa de radio ese que... bueno, que alguien escuchará.

Aunque Beatriz no ha llegado a conocer esos puntos específicos que echan para atrás (haciendo el 'moonwalker') a Enrique, descarta que la custodia de las hijas sea el problema. Sino que más bien, ¡sorpresa!, son los dineros: "Hay dinero de por medio y con el dinero se negocia, no se firma. Y más si hay fuera", afirma Jiménez Losantos, el periodista que se compró un diccionario de insultos para no repetirse cuando se refiriera a los políticos.

Foto | gtres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio