Publicidad

Corinna, hay más imágenes para ti: destronada por Juan Carlos I con otra amante

Corinna, hay más imágenes para ti: destronada por Juan Carlos I con otra amante
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Juan Carlos I era uno de esos amantes tan elegantes como los de antes que siempre llevan guantes y un condón en la cartera, según ha declarado Corinna Larsen en exclusiva para un reportaje de la BBC, donde ha hecho declaraciones tan fuertes como que el Fucker Emérito le regaló casi 70 millones por "estar en los peores momentos". Mírala que suerte, mis amigos con mucha suerte me dedican una foto en Instagram, y a volar...

Dicen que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, sin embargo, Juan Carlos tiene la poca fortuna (irónico leerlo) de ser las dos cosas. La mujer de doscientos mil apellidos, también conocida como Zu Sayn-Wittgenstein, tocaya de mi mesita de noche, ha asegurado que tras enterrar a su padre, Juanqui I le confesó no haber podido cazar al semental que lleva dentro habiéndola engañado con otra.

Un pimpinela de lujo y tronío que nos ha quitado todo el sentido, ya que la aristócrata alemana asegura que el Rey llevaba años manteniendo relaciones con mujeres en paralelo a una farsa de matrimonio diplomático con Sofía y que, incluso, el Emérito iba a pedirle la mano al padre de Corinna para casarse con ella. No lo hizo, está claro, porque llega a hincar rodilla y se queda en el sitio, ya no está para esos trotes...

Este romance duró cinco años, desde 2004 que se conocieron en una fiesta (donde se trapichearían pastillitas azules y beberían 'Danacol' y orujo hasta caer redondos) hasta 2009, que fue cuando la amante se enteró de que su amante tenía otra amante. Un trabalenguas que ni los de Lola Flores y Bad Bunny...

"Le dejé muy claro que no toleraría que tuviera relaciones con otras mujeres al mismo tiempo", ha declarado Cori muy coherentemente con lo que hacían a espaldas de doña Sofía. Pero, añade, que Juan Carlos seguía enamorado de ella, de hecho, seguro que hubiera corrido a lo "¡Estefaníaaa!" tras ella por toda República Dominicana si no fuera por la cadera.

A pesar de todo, en 2010, Larsen y su vena humanitaria no pudieron dejar de lado a Juan Carlos en uno de sus mayores varapalos de salud, "dormí en un sofá junto a su cama antes de la operación porque estaba muy nervioso". Sí, la campechanía se pega en la cama y Corinna duerme en sofás si hace falta por tal de velar a su churri. Por si se le antoja un vaso de agua, que no eche mano al de la dentadura.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios