Publicidad

El príncipe Guillermo nerviosito perdío (y su sosa despedida de soltero)

3 comentarios

Conocidas son las tradicionales juergas familiares que la casa real inglesa ha inscrito en su historia reciente. Y es que una despedida de soltero previa a la boda real del año bien merecía celebrarse por todo lo alto, con despiporre, juerga y alguna salida de tono, para que nadie diga que la sangre azul te acartona.

Pero el príncipe Guillermo, que es un príncipe muy formalito, no quiso dar la nota en esta ocasión. O igual sí, pero no le dejaron. Ya que fue el príncipe Harry quien se encargó de organizarlo (¿se le olvidó el número de las strippers?), aunque también un buen amigo preparó una escapa a un club nocturno (¿se encargó de las strippers por el olvido de Harry?). Así, la fiesta tuvo lugar esta semana entre una finca de la familia y el local, donde unos 20 amigos pasaron una velada tranquila y que no supuso mucho coste (que ya sabemos que la cosa no está para abusar de las arcas reales para cosas así y luego la abuela reina se enfada) ni dio mucho que hablar.

Una pena, estas cosas le dan interés a la boda que seguiremos muy de cerca. Y por cierto, según las últimas informaciones, los británicos ya están sacando punta al hecho de que el príncipe Guillermo no llevará anillo de boda puesto tras pasar por el altar. Y el pobre tan nervioso, tanto que le tiemblan las piernas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio