Publicidad

Ahora sí que sí: por fin Jennifer Aniston se ha animado a hacer un vídeo porno como Dios manda

8 comentarios

Por fin. Si hay algo en este mundo que seguramente estarían dispuestos a pagar miles de personas, es por ver a Jennifer Aniston haciendo un vídeo porno en el que nos enseñe el que sin duda es uno de los traseros de América más codiciados. Y sí, esta no es una de esas estúpidas sex tales que dan la vuelta al mundo y que pretenden ser las verdaderas, que va. Esto va en serio Poproseros, que de hecho la protagonista es la propia Jennifer Aniston y el vídeo si queréis buscarlo en youtube está bautizado como ‘el vídeo porno de Jennifer Aniston’ y ella ha accedido a que así sea. Sólo tiene una pequeña, diminuta e inapreciable pega: que lo más porno que podréis ver de ella en el anuncio es un intento fallido de hacer una fiesta de los pezones con una camiseta mojada. Nuestro gozo en un pozo.

De hecho, el vídeo es lo que pretende. Engañarnos como tontos que vamos buscando que Jennifer Aniston nos enseñe uno de sus bienes más codiciados. ¿Los pechos? No, la clave del éxito de un vídeo viral en youtube. Se trata de algo parecido a un experimento sociológico que ha ideado la marca de agua ‘Smartwater’ que pretende proporcionar todos los ingredientes necesarios para que un vídeo se convierta en todo un fenómeno en la red. Y claro, el primer paso es unir en una misma frase porno (o sexo en su defecto) y el de una tía buena (Jennifer Aniston encajaba en lo pedido) y así salió ‘El vídeo porno de Jennifer Aniston’.

¿Y cuáles son esas claves? Pues bajo el deseo de Jennifer de hacer un vídeo publicitario ‘virus’ (a lo que un grupo de tres ‘freaks’ le corrigen por ‘viral’) decide que la clave está en añadir cachorros de perro, bebés bailando a ritmo de reggaeton que se frotan y retozan como si no hubiera mañana (están tardando en denunciar al vídeo por esto, que conociendo a los yanquis seguro que ponen el grito en el cielo) e incluso un poco de violencia (una buena patada en la entrepierna) y con ello espera conseguir 100.000 clicks con los que poder restregar al mundo entero que efectivamente tiene razón y que las rubias no son seres menos inteligentes que el resto.

Y como no, como invitado estrella de la actuación, uno de los que más sabe de vídeos absurdos que terminan por convertirse en los más vistos del mundo: Keenan Cahill, al que seguramente reconoceréis por sus famosas versiones de Rihanna o Beyoncé. Vamos, que si a eso le sumamos el intento de ser porno y sexy de Jennifer Aniston, igual puede que la rubia tenga razón y marque un antes y un después en la leyenda popular del coeficiente intelectual de las blondies del mundo.

Vídeo | Youtube

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios