El día que Verónica Forqué le salvó la vida a Antonia San Juan y desconocíamos hasta ahora

El día que Verónica Forqué le salvó la vida a Antonia San Juan y desconocíamos hasta ahora
Sin comentarios

El pasado miércoles 25 de enero, María Casado recibió en 'Las tres puertas' a la grandísima Antonia San Juan, vinculada al mundillo de la interpretación desde hace más de treinta años, y que logró su sueño al trasladarse de Canarias a Madrid con apenas 20 tacos: "Hay una cosa que siempre le agradeceré a mi madre. Me preguntó a qué me quería dedicar y le dije que a la actuación. Me dijo: 'Aquí no hay nada. Te ayudo y te vas'" comenzaba a relatar la artista.

F Elconfidencial Com Original 420 C4a C67 420c4ac67325b538af7014efcc59ee07
San Juan y Casado en 'Las tres puertas' - La 2

Sin embargo, Antonia sufrió un percance en la salud al poco de llegar a la capital que casi le cuesta la vida: "Yo estoy viva gracias a Verónica Forqué. Yo tenía 19 años, y con 17 o 18 me habían operado de apendicitis. Me dejaron una gasa dentro y esta se me coló en el intestino", explicaba la mítica Estela Reynolds de 'La que se avecina', haciendo mención a la intachable labor de Forqué:

"Fue ella la que me llevó a La Paz. Estuve en la UCI como 25 días. Mis padres vinieron a despedirse, estaba muy mal. Cogí una infección en todos los órganos y estuve en coma como 20 o 25 días", comentaba.

No obstante, San Juan alberga un miedo que la inquieta, atormenta y perturba, como diría la queen del horóscopo, Esperanza Gracia: "El mío es perder la memoria, pero con perder la memoria me refiero a esos tochos que yo me aprendía y me sigo aprendiendo (...). Tenía una memoria maravillosa, ahora no la tengo igual. La memoria puede ser traviesa y dejarme en blanco. No es lo mismo un lapsus, que lo puedes tener encima de un escenario, a perder la memoria o que se vaya debilitando", confesaba la actriz, matizando que estaba tranquila a día de hoy en ese sentido:

"El teatro es mi vida. Sin cine y tele, podría vivir. Sin teatro, no, pero como soy muy tranquila y muy paciente, y hay una cosa que se llama pinganillo...", sentenciaba.

Temas
Inicio