Isa Pantoja, rota y decepcionada con su madre en 'La Casa Fuerte' por negarse a hablar con ella

Isa Pantoja, rota y decepcionada con su madre en 'La Casa Fuerte' por negarse a hablar con ella
Sin comentarios

Si tú todavía no sabes muy bien qué será de tu cena de Nochebuena... Imagínate el panorama de Isa Pantoja, que la pobre lo tiene más crudo que un nabo recién sacado (de la tierra).

Después de que el programa enviara un telegrama a Isa P. comunicándole que este pasado fin de semana podía visitar a su madre, al final ella decidió no hacerlo. Pero sí que quiso hablar con Isabel Pantoja por teléfono, lo que 'La Casa Fuerte' aprobó (como para no aprobarlo, si dábamos todos palmas de alegría...). Pero el resultado de la llamada no ha fue el esperado... Vamos, que nuestra Chabelita se ha quedado más congelada que la que mató de 'Frozen'.

La Casa Fuerte Isa Pantoja

La primera llamada ya pinta mal. Llama a su número y está apagado y salta directamente el contestador. Pero hay una explicación que nos da la propia Isa: "Cuando se están diciendo muchas cosas sobre ella apaga el teléfono". Cómo es esta Pantoja, que se las sabe todas...

Pero Isa es una chica fuerte y con objetivos claros en la vida, y como futura abogada sabe ser estratega: se lanza a llamar a un segundo número. Aunque en este sí que contestan, no es su madre. Y quien estuviera al otro lado le dijo que estaba en su habitación, durmiendo y que no podía atenderla: "No estoy para que me den un corte", ha explicado Isa.

"Esperaba que me dijese algo ella", añade. "Yo no le iba a preguntar por ningún tema de los que se están hablando ahora mismo", sino que solo quería apoyo. Sabe que si no le ha cogido es porque está en un concurso y "no quiere que se le escuche". Pero aun así lo intentó una segunda vez, porque es como Luis Fonsi: no se da por vencida.

Volvió a contestar la misma persona que antes (suponemos que una trabajadora) y le comunica que Isabel, aunque está despierta, no va a hablar, pero que sí le desea toda la suerte del mundo: "Solamente quería saber cómo estaba, pero lo quería saber por ella, no por nadie", le responde Isa.

"Parece que lo ha pagado conmigo, ¿yo qué culpa tengo?", decía con el teléfono en la mano a quien estuviera al otro lado, por si le dejaba caer el mensaje a la Pantoja madre. Y la Pantoja hija, por supuesto, ha acabado dolorida, muy dolorida porque no quiera hablar con ella, que es su hija; "no soy una periodista ni soy una extraña..."

Isa sabe (o piensa) que no quiere contestar para que "no salga su voz en la tele", pero aun así le cuesta explicárselo: "Yo me pongo en el lugar de ella, pero ella no se pone en mi lugar".

Isa, amiga, esto se llama ghosting y no te preocupes, es muy típico... cuando te lo hacen en Tinder. Si ya te lo hace tu madre... pues no se yo muy bien qué pensar.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio