Publicidad

Kiko Matamoros se ríe del bigote de Anabel Pantoja y ella contraataca con este cruel comentario sobre sus operaciones estéticas

Kiko Matamoros se ríe del bigote de Anabel Pantoja y ella contraataca con este cruel comentario sobre sus operaciones estéticas
Sin comentarios

El día en que en 'Sálvame' no haya guerra entre los colaboradores y se den la Paz (no Padilla, sino la de entre hermanos), ese día debería marcarse en el calendario como Fiesta Nacional y celebrarlo con una verbena en la puerta de las instalaciones de Mediaset.

Todo sucedía en una tarde en la que ahí estaban ellos, merendando tranquilamente, hablando de sus cosas, cuando Anabel Pantoja se va a dirigir a cámara y no sabe encontrarla muy bien: "¿En qué cámara estoy, Carlos?", pregunta.

Anabel Pantoja Mancha

Y es entonces cuando Kiko Matamoros salta, como siempre, con uno de sus jocosos comentarios: "No lo sé, pero te están dando un plano que pareces Groucho Marx con el bigote". Y entonces, pues claro, algunos jijís, otros jajás, y Anabel que se ofende un poquito: "Que no es bigote, que es una mancha hormonal que sufro con el sol", contesta ella.

Anabel Pantoja Frankestein

Aquí la cosa ya empieza a torcerse y se pone calentita, claro. Porque el tema de los pelos y las Pantojas es algo que ya viene de lejos. Así que Anabel contraataca: "Pues ten cuidado tú cuando te enfocan las orejas, que parece que te ha operado Frankestein". Y más risas. Y el resto de colaboradores como espectadores de esta guerra dialéctica.

"Te lo juro que cuando te veo desde mi casa se te ven las orejas por aquí y parece que te ha operado Frankestein", continúa la Pantoja. A esto, añade que "no somos perfectos, no me puedes decir a mí nada de belleza, porque tú tampoco lo eres".

Kiko Matamoros Orejas

Por su parte, Kiko Matamoros, que parece haberse quedado sin palabras (y mira si es raro en él), lleva ya tiempo intentando excusarse: "Lo que he dicho es que parecía que tenías bigote, no que lo tengas".

Y los colaboradores no son los únicos a los que les gusta pincharse (entre ellos y en sus caras), sino también los técnicos. Así que allí que le ponen, en pantalla grande, una imagen del mismísimo Groucho. Pero Anabel lo tiene claro: ese no se parece nada a ella. Groucho es más Julián Muñoz. Por lo del bigote.

Imágenes | Mediaset

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio