Publicidad

Los maravillosos mundos de Josie: la diva del Pitiminí que lució sudadera a lo Chenoa, cocinó un canapé 'clin, clan, clun' con puntita degradé y se perdió en el Lilliput de MasterChef Celebrity

Los maravillosos mundos de Josie: la diva del Pitiminí que lució sudadera a lo Chenoa, cocinó un canapé 'clin, clan, clun' con puntita degradé y se perdió en el Lilliput de MasterChef Celebrity
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El estreno de la quinta edición de MasterChef Celebrity, a pesar de su cabecera de vídeo de primaria de fin de curso que los padres ponen a todos los amigos que invitan a casa en un pendrive o también un poco rollo anuncio de navidad del 'Crotinglés', ha sido un exitazo, el plato estrella de la temporada televisiva pero...

¿Por qué? Pues yo, que soy el listo de la clase, te he hecho un esquema para que entiendas las claves de esta edición basada en la figura revelación del programa, una refinada evolución del rasé a la fritanga llamada Josie. Respecto al resto de concursantes ¡Anda que se han puesto bonitos entre ellos! Y es que tuvieron que compartir una pieza de bonito para todos, así que imagínatelo...

Josie flis flis

Josie tiene una cara que se la pisa, pero súper hidratada. Cada cuarenta y cinco minutos se echa un flis flis de esencia de alguna pijada para no quedarse como una Ñora, que viene siendo un pimiento pellejo. Fonsi (para Celia Villalobos) sigue vivo de milagro porque se le puede definir como un micro infarto continuo por las durezas del programa: ¡tenerle como concursante es lo Máximo Valverde!

La prueba de exterior fue toda una escabechina para el estilista que tuvo que calzarse por primera vez una sudadera salmón ¡qué horror, te lo juro por Snoopy, por Arturo y por la raja de mi culo! Se sentía como Chenoa recién vapuleada públicamente por arriba y Bisbal por abajo, uno de sus varapalos estilísticos más shockeantes para alguien tan rasé como él. Y mira que es difícil, ya que es el asesor de los no vestidos de nochevieja de la Pedroche...

Como cocinero en los exteriores, se estrenó del lado de la fritanga como Paco el churrero de Chueca: "en la moda si hueles a fritanga te echan, por supuesto, y con razón". Se encargó de hacer unos buñuelos en una bañera de aceite que, según él, contenía "todo el aceite que él suelta", dijo con mucha gracia, y cada unidad con forma de un Pokémon distinto. No me extraña, llegó a las cocinas con la energía de un Pikachu recién cargado.

Josie debe estar agotado porque cargó con todo el peso del humor de esta edición. En la primera prueba 'Yosi' presiosi presentó su plato "Descarte de bonito perdido en Liliput", toda una oda gastronómica al pitiminí reformulando un clásico, el "solo la puntita". El jurado se quedó de piedra pómez, rosetta y casi le entra una piedra en el riñón al probarlo, obviamente, aunque tanta bruma hidratante en el rostro le llevó a estar entre los cinco mejores de la prueba.

Fonsi, Jonsi, Yosi, Jousie, antes de declarar lo fuerte de lo que ha vivido agarrado a la verja como una stripper a su barra de gogó, rasgó cada una de las puntitas buscando que el espárrago fuera toda una bomba visual "degradé", porque le gusta ver la comida con glamour y estética, no comérsela. Y claro, le quedó regu porque "Samantha fue a darle conversación"... ¡Qué cara (hidratada) tiene!

El estilismo final de 'Joe si si emperatriz', tampoco tiene desperdicio: con el abanico que le prestó Anne Igartiburu de "hola corazones" y una diadema a medio camino entre la reina Victoria y las gafas Google, su '21 buttons' se ha ganado el follow de Rupaul. Ha conseguido dejar el estilo de La Terremoto de Alcorcón como algo 'minimal', sencillo y ponible, con eso lo digo todo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios