Publicidad

Regreso al pasado: Rob Lowe en Vanity Fair

Regreso al pasado: Rob Lowe en Vanity Fair
2 comentarios

Publicidad

Últimamente ya os he dicho que estoy de ochentera subida, muy en plan revival, así que imaginaos por dónde van los tiros cuando he visto la nueva Vanity Fair, parece que he tenido un viaje al pasado pero sin De Lorean y sin Marty McFly al lado.

Y es que corría la década de los ochenta cuando Rob Lowe era ese jovencito guaperas que encandilaba a grandes y pequeños, ese competidor directo de Tom Cruise a lo Team Jacob, Team Edward de ahora, salvando las distancias. De aquélla, Rob Lowe era una auténtica perita en dulce, todo un rompecorazones con un toque rebelde que hacía las delicias de esas fans de pelo cardado que caían rendidas a sus pies. Fueron años de gloria, en los que hasta consiguió ligarse a una princesa (literal, la de Mónaco).

El caso es que los años pasaron y el actor fue cayendo, ciertamente, en el olvido: muy pocos proyectos o, en su caso, poco relevantes, todos motivados por un pequeño incidente de una sex tape con la que resultó ser una menor. Vamos una liada de narices, de padre y muy señor mío.

Ahora parece que poco a poco Lowe va saliendo a flote, sobre todo por su participación en la serie 'Cinco Hermanos', 'Californication' y alguna que otra cosilla. Tal es así, que parece que esto ha merecido que sea la nueva portada de semejante revista que cada vez entiendo menos.

Más concretamente, Rob acaba de escribir su autobiografía donde habla de todas esas cosas "que sólo ha contado a sus amigos" y de las peripecias con otras joyas de la corona como Charlie Sheen, del que dice que "es una maravillosa mezcla de nerd...y rebelde". Lo que viene a ser un caso a parte como bien hemos descubierto últimamente.

Sea como fuere, ahí le tenemos a pecho descubierto y demostrando que a pesar de estar cada vez más cerca de los cincuenta, todavía puede ser un ídolo de masas y que se nos caiga la baba... ¿Lo ha conseguido? Pues para mí no, sinceramente, no ha perdido el atractivo aunque haya sido a fuerza de retoque aquí, retoque allá, aunque tampoco hacía falta ser tan explícito.

En serio, como las cosas sigan así con Vanity Fair, no sé dónde vamos a llegar y qué va a ser lo siguiente ¿soy la única que tiene miedo?

Sitio Oficial | Vanity Fair

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios