Compartir
Publicidad

Elena Anaya, la chica que está en boca de todos (pero no de todas)

Elena Anaya, la chica que está en boca de todos (pero no de todas)
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que Elena Anaya es una chica de moda no es algo que debamos ni podamos cuestionarnos, porque hay que reconocer que esta palentina está en boca de todos. Y lo está por muchas razones, que no todas las actrices de este planeta tienen el honor de poder rodar una película con Almodóvar que de ante mano está cosechando igual número de criticas despectivas que gloriosas. Eso le convierte en el punto de mira de fotógrafos y periodistas que, si además consiguen pillarle con su chica y las manos en la masa, a pesar de no haber reconocido nunca que lo suyo no fueran las relaciones fálicas, caldea mucho más el ambiente y le convierten en toda una bomba de relojería.

No nos engañemos, Elena Anaya es todo eso y mucho más.

Elena Anaya

Su infancia no fue fácil y ella lo reconoce. Sus padres se separaron siendo ella una niña y eso dicen que influyó en sus estudios. Ella prefiere llamarlo libertad creativa y mente abierta pero en todos lados se entiende por peyas lo que hacía. Repitió unos cuantos cursos y fue a rastras con las asignaturas hasta que al final decidió que lo suyo no eran los libros y se decantó por limpiar y cocinar en una pensión para estudiantes propiedad de su madre.

Elena Anaya

Y no os vayáis a pensar que lo suyo era catastrófico en los estudios y divino en lo dramatúrgico, que va. En 1996, Elena Anaya se presentó a las pruebas de acceso de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y no las pudo superar. Asistió, entonces, a un curso de interpretación con el actor Manuel Morón como profesor y así perfeccionar su talento. Y sí señor, lo hizo porque pudo ingresar en la RESAD en su segundo intento aunque de poco le sirvió: fue expulsada por no asistir a las clases con asiduidad. Una joyita, vamos.

Lucía y el sexo

Su primer éxito fue sin duda Lucía y el sexo, que hizo las delicias en la mente de muchos y muchas. Se convierte en nuestra Lolita española particular y, ataviada con la lencería más inocente y pícara posible, arrasó en taquilla y se consagró como la joven promesa que era y una de las escenas más erótico-festivas del cine español. Gracias a sus pechos y su talento, ganó el premio de la Unión de Actores de España, una candidatura al premio Goya y las llamadas que le pedían que les hiciera un hueco de Miguel Albaladejo y Pedro Almodóvar. Ahí es nada.

Elena Anaya

Y a partir de ahí fue todo rodado. Rodado y mordido, como ocurrió con Van Helsing donde pudo tener al mismísimo Hugh Jackman frente a frente y no caerse de la torre del campanario (ahí ya empezábamos a sospechar algo). Una malvada y sexy vampiresa que a los yanquis pilló de improviso pero que a los españoles nos seguía recordando a Najwa Nimri en Lucía y el sexo. Eso sí, mucho más mala y con colmillos mayores.

Sin duda ese fue su pequeño salto hacia la piscina de lo internacional. Desde títulos tan comerciales como la de vampiros hasta films más independientes como Dead Fish pasando por actuar junto al mismísimo Justin Timberlake para su videoclip Sexy Back. Si es que esta chica lo tiene todo, hay que ver como son las actrices españolas...

Elena Anaya

Alatriste, Habitación en Roma... y ahora La Piel que Habito que junto con Antonio Banderas promete no dejar indiferente a nadie. Ella misma reconoce que el rodaje ha sido algo duro aunque la verdad ha merecido la pena. Y eso espero, porque el cine y sus precios no son santo de mi devoción pero por ver a mi Elena Anaya, yo hago lo que sea.

Fotos | La Piel que Habito, Copycat, fotogramas de Van Helsing y Lucía y el sexo Vídeo | JustintimberlakeVEVO En Poprosa | ¿No queríais Elena Anaya? Pues tomad tres tazas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos