Ingrid García-Jonsson confiesa públicamente que no tiene ni un duro y exige trabajo con urgencia: "Estoy ahora mismo fatal"

Ingrid García-Jonsson confiesa públicamente que no tiene ni un duro y exige trabajo con urgencia: "Estoy ahora mismo fatal"
Sin comentarios

Por mucho que veamos a las celebs luciendo palmito por la alfombras rojas y los saraos de turno, esto no significa que tengan la agenda de 'La Vecina Rubia' repletita de nuevos proyectos. En el mundo de la actuación, a veces estás en el estrellato y otras no te llaman para contratarte en una temporadita muuuy larga. Este es el caso de Ingrid García-Jonsson que ha desvelado públicamente que en su cuenta del banco hace más frío que en la comunión de Pingu.

Ha sido en una entrevista para 'El Mundo' donde la colaboradora de 'La Resistencia' ha hablado largo y tendido sobre su complicada situación: "El dinero se me acaba, no hay nómina a fin de mes", ha confesado la intérprete, alegando que está a puntito de convertirse en una distribuidora de 'Herbalife' para sacarse un sobresueldo: "O me viene un trabajo de aquí a dos meses o ya me tengo que plantear en serio hacer otra cosa".

 

A día de hoy, se podría decir que la actriz está de enhorabuena ya que es la prota máxima de 'Veneciafrenia', el nuevo filme de Álex de la Iglesia aunque, eso sí, ella misma ha asegurado que los lereles que reciba por la peliculita no le van a durar eternamente: "Ahora, porque del cielo me cayó un curro y he estado rodando diez días en Budapest. Tengo en la cuenta como para tirar dos meses, pero en nada voy a estar otra vez tirándome de los pelos a ver qué sale (...). El año pasado, por ejemplo, rodé una peli en cinco semanas y luego tuve otra que estuve siete días. El resto del tiempo no hice nada. ¡Nada! Y ahora estoy igual, en otra de esas fases sin currar y me quiero morir. Estoy deseando volver a trabajar".

Ingrid tiene clarísimo que ama su profesión por la "posibilidad de contar historias y que la gente las vea" pero estaría dispuesta a currar de lo que sea con tal de llegar a final de mes sin rozar el ataquito de ansiedad que le genera la falta de pasta gansa: "He sido camarera y he sido feliz. He cuidado de niños y he sido feliz. He dado clases y he sido feliz. Hay muchas profesiones en las que me puedo sentir realizada y bien", ha destapado la sueca.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio