Y el nuevo hombre del año según la revista GQ es...

Y el nuevo hombre del año según la revista GQ es...
10 comentarios


Sé que no me vais a creer cuando os lo diga pero os juro que la nominación de este chico como el hombre del año me la llevaba oliendo desde hace un buen tiempo, porque la revista GQ es un poco cantoso con sus hijos predilectos y, al igual que Scarlett Johansson en su niña mimada, James Franco con su porte, su naturalidad, esa cara de no haber roto un plato y a la vez de como te pille no te dejo respirar y sobre todo su gran participación e implicación en labores sociales, humanitarias y sus pinitos como director de cortometrajes, le han hecho ganarse un título que sin duda alguna le viene al pelo. Igual podría haber habido más gente que optase a él (Drake, Jeff Bridges o Stephen Colbert) pero desde luego que si se lo ha llevado, es porque se lo merecía.

Eso sí, la foto de portada se la podían haber currado un poco más, porque entre la cara que tiene de tener una mierda justo debajo de la nariz (creo que intentaron que fuera un gesto de superioridad pero les salió rana) y que sólo se le ve cuello, cuello y más cuello, el chaval no merece nada así a primera vista. Luego es cierto que cuando abrimos la revista y vemos que es lo que se esconde entre su páginas, respiramos aliviados y mascullamos por lo bajo: ahora sí, James Franco, ahora sí...

Curiosamente y como viene siendo ya habitual, en el interior de la revista se le pregunta sobre su reciente e intensa implicación en la defensa de los derechos homosexuales (que no, tranquilas, que éste todavía es vuestro aunque como ya sabéis hasta se nos travistió en la portada de la revista Candy) y a que se debe su gran interés por este campo (recordad que también podemos ver a James Franco en ‘Mi nombre es Harvey Milk’, haciendo de gay).

Él es entonces cuando nos habla de Michael Warner, uno de los fundadores de la ‘Teoría Queer’ que así, grosso modo para que lo entendáis viene a defender que la orientación sexual y la identidad sexual o de género de las personas (masculino o femenino, homosexual o heterosexual) son el resultado de una construcción social y que, por lo tanto, no existen papeles sexuales esenciales:

“Una aproximación de esta teoría viene a defender que las cosas siempre son clasificadas como: ‘Esto es hetero, esto es gay, esto es republicano, esto es demócrata. La teoría queer complica todo esto y nos hace darnos cuenta de que todo está entremezclado y conectado entre sí sin tener que definirse como algo concreto.”

Y para que veáis algunos de sus trabajos, os dejo con un corto que rodó hace tiempo en el que se puede ver como la sexualidad (ya sea una u otra) esta muy implícita en su vida.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio