¡Es viral! El surrealista momentazo de Cristina Cárdenas (examiga de Rociíto) en 'Viva la vida' con el que Emma García ha llorado de la risa

¡Es viral! El surrealista momentazo de Cristina Cárdenas (examiga de Rociíto) en 'Viva la vida' con el que Emma García ha llorado de la risa
Sin comentarios

A Emma García casi le cuesta "seguir viva" para contar este escalofriante y surrealista momento televisivo que los espectadores están viendo en bucle como de un boomerang se tratara. Estamos ante un fenómeno viral en toda regla, el 'Merlos Place' gore y no es para menos.

Cristina Cárdenas, la examiga de Argentona de Rociíto a la que ella misma nombra en varios episodios de su docuserie como alguien fundamental para entender su historia, una pieza clave y testigo de los malos tratos que recibió presuntamente en manos de Antonio David, ha acudido al plató de 'Viva la vida' para anunciar que tiene unas grabaciones que demostrarían todo lo que Rocío Carrasco ha contado durante estas últimas semanas dejándonos con el culo torcido, aunque nada comparado con lo que estáis a punto de ver.

Eyt0xsxxiacfpkc
Emma García no puede verlo más

Y es que una noticia así no se podía dar de cualquier manera... Ahora los influencers lo anuncian todo (los embarazos, que se van al súper a comprar cereales, que han descubierto que el móvil también sirve para hacer llamadas...) buscando la estética del postureo como si estuvieran en un anuncio veraniego de Coca Cola, pero Cristina Cárdenas se ha decantado por algo más acorde con las escalofriantes y desgarradoras declaraciones de la Carrasco.

La examiga de Argentona, tras llorar por encima de sus posibilidades durante la entrevista con Emma, se ha levantado del sofá y ha comenzado a cantar la canción de la película 'Pesadilla en Elm Street' como si fuera la versión diabólica de Ángeles de Camela, sacándose de la pechera (como gran final del número) una cinta como de los Playmobils donde, supuestamente, hay grabados unos audios que apoyarían el testimonio de Rociíto.

Emma García no ha podido evitar romper a reír, aunque con sudores fríos por este momento que podría haber sido un ritual satánico o un episodio de locura transitoria de su invitada: "Mira, estoy... Me río de los nervios, de verdad lo digo. No tiene ninguna gracia, pero...", decía llorando de la risa mientras que Cristina Cárdenas se quedaba tan ancha después de haber sido la Oda Mae Brown del cancaneo de Rocío Carrasco en vida.

Temas
Inicio