Cuando creíamos que Omar Sánchez no podía ser más inexpresivo, va 'El Negro' y se gasta más de 200 euros en retoquitos estéticos faciales

Cuando creíamos que Omar Sánchez no podía ser más inexpresivo, va 'El Negro' y se gasta más de 200 euros en retoquitos estéticos faciales
Sin comentarios

Omar Sánchez volvió a España después de su estancia en el resort de -5 estrellas de 'Supervivientes' con más pinta de comer directamente del plato llenándose la baba de restos que con cuchillo y tenedor, de beber vino de cartón y de pasar las horas muertas con un artilugio mágico buscando metales por la playa.

'El Negro' regresó más negro que nunca, no sólo por el sol, sino por la roña que acumulaba después de 80 días sin ducharse y totalmente agotado mentalmente por la dureza del concurso.

Así que el churri de Anabel Pantoja ha decidido pasarse por 'Panto-corporación dermoestética' para someterse a una revitalización total de la cara, que le hacía falta, porque el chiquillo no puede ser más inexpresivo... ¡A ver si se la revitalizan de nuevo, que he visto flores en la autovía menos mustias que él!

Omar Sanchez En El Puente De Las Emociones

Según ha informado Telecinco.es, al pobrecito de Omar, su paso por Honduras le había dejado secuelas en esa piel color caramelo de flan de huevo que tan cachondilla pone a Anabel Pantoja, tal y como demostró en su visita a Cayo Paloma.

Omar Sánchez ha acudido a las manos expertas de los profesionales de las Clínicas Diego de León para recuperar elasticidad (para hacer el salto del tigre con la cara), hidratarse los labios (para besar mejor a la pantoprima), añadir tersura (para ganar en sabrosura) y adquirir luminosidad en el rostro (para no gastar batería tontamente usando la linterna del móvil). Todo esto a través de microinyecciones que tan sólo tardan 2 días en hacer efecto a un módico precio de 210 euritos, ¡vaya ganga!

 

El monitor de actividades playeras como paddle surf (ojalá pronto amplíe su imperio y añada hidropedales a su negocio en Pozo Izquierdo) ha reaccionado a su gran cambio con un efusivo: "Me gusta. Están superbién. Estoy muy feliz", toda una oda de alegría e ilusión, vamos, me río yo del niño del anuncio de "¡Un palooo! ¡Un palooo!"... Omar sí que sabe mostrar su entusiasmo...

Temas
Inicio