Publicidad

A Carmen Lomana no se le caen los anillos (de 7 quilates) al despotricar de su último novio: "ha sido un Judas"

A Carmen Lomana no se le caen los anillos (de 7 quilates) al despotricar de su último novio: "ha sido un Judas"
Sin comentarios

Carmen Lomana forma parte de la Jet Set de este país, de esas que pueden comprarse todo lo que se le antoje en un Dutty Free sin despeinarse, de esas cuyo mayordomo de 600 años le calienta las toallas para que no coja frío después de la ducha y le remueve el café para que no se le agarroten los dedos. ¿Pero de qué sirve una vida tan acomodada entre cashmeres y lanas sintéticas sin alguien con quién compartirla?

Pues a la Lomana le sirve de mucho, y es que con los hombres le ha ido peor que en 'MasterChef Celebrity', que ya es decir. Y es que su último novio, el empresario argentino Hugo Vailanti Bermani, ha pasado de ser una ilusión de melena blanca cual príncipe encantador a una desilusión con acento latino:

"Ha sido un Judas conmigo, después de haberme portado con él como una señora, salió 'negándome' igual que Judas negó a Jesucristo. No sé dónde ha salido lo de millonario, no tiene nada. Está canino, ¿pero qué se ha creído?", ha dicho la negacionista del 'dinero cash' (siempre con tarjeta) a los compañeros de 'Jaleos, El Español'.

Carmen ha pasado el fin de semana en Marbella rodeada de amigos que se ríen sin excederse y poniéndose la palma de la mano extendida para taparse la boca como señal de diversión con glamour. Allí ha presentado su libro 'Cuestión de actitud', que es precisamente lo que le recrimina al ítalo argentino al haberla negado y, acto seguido, haberla llamado para disculparse: "Dice que en el fondo él no quería decir eso. Pero lo cierto es que lo dijo. Para mí, enemigo que huye, puente de plata".

Lomana Lomana dejando una mala reseña de Hugo en el Tinder de los ricos

Lomana ha asegurado que se compadece de su rollete de verano, porque sabe que está en un mal momento económico desde su divorcio con Zita Serrano, que además, según cuenta la habitual de los programas de televisión, le pone pegas al que fue su marido para ver a los hijos que tienen en común.

Carmen llevó a Vailanti al Four Seasons, a Numa y a El Paraguas, sitios de pijos, para que lo pasara bien junto a ella durante su visita a Madrid y que así desconectara y pudieran dejarse llevar: "En el fondo me da pena. Yo vivo la vida de otra manera y como digo en mi libro: si tú no te respetas, no esperes que lo hagan los demás", ha sentenciado la rica escritora con pluma dorada.

Foto | G Tres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios