La actriz Carolina Ramírez ('La reina del flow') confiesa el problemón que tuvo durante el rodaje de la segunda temporada: "El pelo se me murió, ya no tenía"

La actriz Carolina Ramírez ('La reina del flow') confiesa el problemón que tuvo durante el rodaje de la segunda temporada: "El pelo se me murió, ya no tenía"
Sin comentarios

Parece que los turcos se han hecho con el monopolio de las telenovelas que triunfan en todo el mundo... Pero no. Porque Latinoamérica sigue trayendo producciones jugosonas (aunque nosotros sigamos sin superar 'RBD' ni 'Pasión de Gavilanes').

Y 'La reina del flow' es una de esas series que en su primera temporada triunfó en España, toda Latinoamérica y Estados Unidos. Aunque ya se está emitiendo la segunda temporada en Colombia, habrá que esperar —como mínimo— a finales de año para poder verla en Netflix.

 

Con motivo de la emisión de estos nuevos capítulos, la actriz protagonista, Carolina Ramírez, se entrevistó con el también actor Jorge Enrique Abello (el que fuera protagonista de 'Yo soy Betty, la fea', todo un mito audiovisual al nivel de 'Ana y los 7').

En la entrevista, la Ramírez cuenta cómo antes de llegar la pandemia tenían grabado únicamente unos ocho capítulos (de 80 que tiene, que se dice pronto). Entonces tuvieron que hacer un parón de siete meses para después retomar el rodaje.

"Yo creo que hay un salto de continuidad para mí: el pelo", confiesa la actriz. "Porque el pelo en pandemia se me murió". Y es que la muchacha se fue a pasar la cuarentena a Santa Marta (según Wikipedia, es la capital del departamento de Magdalena, Colombia). Allí las altas temperaturas hicieron de las suyas: "Creo que fue el calor lo que me lo terminó de acabar", añade.

 

"Cuando retomamos, yo tenía la mitad del pelo y no aguantaba una decoloración más", explica. Así que, ¿qué quedaba por hacer? Pues comprar extensiones al por mayor: "La diseñadora hizo lo posible con extensiones y cosas para dejármelo lo más parecido posible, pero ya no tenía pelo. Era raparme y ponerme una peluca, literalmente".

Además, aseguraba que la cosa se complicaba un poco más porque a ella el pelo le crece "muy despacito"... Pero eso no es problema, Caro. Mira, si algo bueno tiene Turquía (además de las telenovelas, aunque no vamos a entrar en temas de rivalidades) son los injertos de pelo. Tú te pegas un viajecito, conoces mundo y, encima, vuelves con un melenón que ni Mufasa. Todo positivo.

Foto de cabecera | GTRES

Temas
Inicio