Ángela Dobrowolski reaparece públicamente tras llegar a un acuerdo de divorcio con Josep María Mainat: "Él no es víctima, es un maltratador"

Ángela Dobrowolski reaparece públicamente tras llegar a un acuerdo de divorcio con Josep María Mainat: "Él no es víctima, es un maltratador"
Sin comentarios

Parece que hablamos del Pleistoceno televisivo si recordamos el show mediático que se formó en torno a la maestra del disfraz Ángela Dobrowolski desde que su exmarido Josep María Mainat, productor de tele y excómico (por decir algo), la acusó de haber intentado matarle de un chute de hormonas, reversionando el temazo de Juan Luis Guerra 'Me sube la insulina'.

Tras su desmelenamiento de peluca a lo Hannah Montana en 'En el punto de mira', Ángela Dobrowolski ha visitado por primera vez un plató de televisión de la mano de Ana Terradillos Rosa Quintana 2.0 (su clon) en 'El programa del verano' para contar su versión sobre aquel culebrón tan real que vivimos hace ya más de 10 meses.

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 12 32 09

Ángela fue desahuciada de aquella vivienda cuyas rejas tuvimos más vistas que las de nuestros propios portales y meses después, en su lucha incesante por recuperar la custodia de sus hijos, asaltó la segunda residencia del empresario en Canet de Mar disfrazada de ninja warrior y junto a su amante sabrosón. Ambos pasaron una noche con todo incluido y gastos pagados en el calabozo.

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 12 36 28

La camello de pelucas de Lydia Lozano (tan necesarias en 'La Última Cena') volvió a demostrar su destreza en el parkour saltando varios tejados hasta llegar a la terraza donde su exmarido Josep Maria Mainat estaba tomando un piquislabis junto a sus hijos, a los que no veía desde el inicio de todo este trajín. Esta vez intervienen los Mossos d'Esquadra y una ambulancia hace de Cabify hasta llevarla a prisión por orden de un juez.

El acuerdo de divorcio

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 12 42 49

Tras 13 años de relación, Josep Maria y Ángela han llegado a un acuerdo de separación. Dobrowolski, además de mantener la custodia sobre su baúl de disfraces (a pesar de que estuvo a punto de tener que venderlos en Wallapop por la ruina económica en la que se encontraba), ha conseguido quedarse con una de las viviendas que tenía en común con el productor, valorada en un millón de euros, ni más ni menos, tal y como se comprometió Mainat en las capitulaciones matrimoniales cuando todo era de color rosa (y no sólo la peluca de Ángela).

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 12 46 00

A la ex de Mainat le parecía poca cosa esta casita que parece sacada del barrio rico de los Sims y ha conseguido regatear 30.000 euros más al excomponente de La Trinca, además de los 4.000 euros mensuales que este le deberá bizumear (a ver si vamos incluyendo este verbo en la RAE) por pensión compensatoria. Se acabaron los disfraces del Bazar Fátima, a partir de ahora Ángela se los va a poder hacer en un modisto/a profesional.

Eso sí, Dobrowolski ha visto reducida la cantidad que figuraba en las capitulaciones matrimoniales por la deuda de 150.000 euros que aún tiene con su ex. ¿Pero por qué Ángela ha tardado tanto en aceptar estas condiciones que abrumarían al cantante Camilo (que pasa de la vida de rico, prefiere pasarlo bien rico)? Muy sencillo: por la custodia de sus hijos.

"En la versión original del acuerdo de divorcio la custodia de mis hijos era para mí. Ahora no sólo no están conmigo, sino que están completamente fuera de mi vida. Esto es el punto más relevante para mí", ha revelado esta misma mañana en directo la propia Ángela Dobrowolski visiblemente afectada por la ausencia de Jana (9 años) y Joan Ramon (6 años).

Mainat Tv2 Z

Actualmente, la madre de dos de los hijos de Mainat ve muy poco probable poder volver a ver sus peques: "Estamos a tiempo de llegar a un acuerdo. Si me preguntas si lo veo probable, te diría que no. No los va a soltar. Él quiere una situación de satisfacción porque ha ganado. El corte en la relación entre mis hijos y yo todavía durará", ha confesado consciente del punto en el que se encuentra económicamente tras salir de prisión.

"Él no es una víctima, es un maltratador"

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 13 04 36

Ángela ha confesado estar endeudada hasta las cejas, le invaden los números rojos. Tras salir del prisión, experiencia que ella misma ha definido como "una catarsis", la Dobrowolski se encontró sin un duro. Aunque salió fuerte y aliviada de la celda, Ángela se vio en la calle "sin techo y sin vivienda hasta firmar este acuerdo de divorcio". Sin ingresos y con sus padres económicamente desbordados, la exmujer de Mainat se vio en la indigencia.

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 13 18 23

"Sufro depresión con ansiedad y ataques de disnea por la ausencia continuada de mis hijos. Cuando pienso en lo ocurrido, me falta el aire", ha reconocido recalcando la falta de coherencia de Mainat en el acuerdo de divorcio (bastante generoso) con una mujer que presuntamente ha intentado quitarle la vida.

"La denuncia es falsa, en un principio pensé que él estaba desorientado, pensé que era una broma macabra. Ahora sé que con ella ha anulado todos mis derechos y me ha señalado de por vida como madre, mujer y ser humano".
Mainat
Ángela Dobrowolski ofreciendo una cenita de picoteo a la prensa

En vista de que uno de los procedimientos por violencia de género está archivado y otro pendiente de juicio, Ángela Dobrowolski lo tiene claro: "lo diré siempre y con descaro. Por mucho que me duela, él no es una víctima, el padre de mis hijos es un maltratador. A mí nunca me hará ninguna gracia ni me proporcionará ningún placer tirar nuestros asuntos a la luz pública. Es importante que lo reconozca", ha comentado sin temor la afectada.

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 13 19 18

Ángela ha reconocido que ella también se propasó en una ocasión con su exmarido, pero sin tener el azúcar como protagonista (como se le acusó con el presunto intento de asesinato) sino un tarro de mermelada: "en una ocasión volaron cosas porque tuve una crisis nerviosa. Lo reconocí y fui yo misma a los Mossos. Por lo tanto, no creo que esté justificado llamarme violenta porque yo cogí lo que estaba a mi alcance como un cojín, medicamentos y, desafortunadamente, un bote de mermelada con el que le dí", ha desvelado por primera vez haciendo una pausa dramática en la sustancia afrutada sin desvelar si era de albaricoque, de fresa o de naranja.

Captura De Pantalla 2021 08 05 A Las 13 20 34
Por estos titulares tan surrealistas mi profesión me parece MA-RA-VI-LLO-SA
Temas
Inicio